Colombia se ha convertido en el primer país del continente que logró eliminar la oncocercosis (también conocida como ceguera de los ríos).

La oncocercosis es una enfermedad parasitaria crónica causada por el gusano  Onchocerca volvulus y transmitida por varias especies de moscas. Su contagio  ocasiona lesiones severas en piel y ojos, siendo la segunda causa de ceguera en el mundo.

El anuncio de su erradicación estuvo a cargo de las autoridades sanitarias colombianas en el marco de la XXI Conferencia Interamericana sobre Oncocercosis y se basó en los resultados de tres años de vigilancia y pruebas intensivas, realizadas tras la suspensión del tratamiento de la enfermedad en el 2007.

El Ministerio de Salud y Protección Social de Colombia pidió a la Organización Mundial de la Salud (OMS) que certifique la eliminación, para lo cual presentó los datos que confirman el logro.

La oncocercosis  llegó al continente americano con el tráfico de esclavos, a principios del siglo XVIII. El único foco de transmisión de la enfermedad en Colombia era una comunidad de 1.366 personas en el Departamento del Cauca (situado en la costa sudoeste).

La estrategia de eliminación consistió en proporcionar a los residentes tratamiento con el medicamento antiparasitario, dos veces al año durante más de 13 años.

Los esfuerzos para eliminar la oncocercosis en ese país datan de hace 16 años y han estado a cargo del Instituto Nacional de Salud, con el apoyo del Ministerio de Salud y Protección Social, el Programa para la Eliminación de la Oncocercosis en las Américas (OEPA) y la OMS.

La afección está en diversas etapas de eliminación en siete zonas de Brasil, Ecuador, Guatemala, México y Venezuela donde aún hay focos de transmisión y cerca de 400 mil personas se consideran en riesgo.

Los países de la América se comprometieron a eliminar la oncocercosis y a interrumpir la transmisión del parásito en el continente para el 2012 en una resolución aprobada por el Consejo Directivo de la OPS en el 2008.