Los resultados preliminares de un ensayo clínico indican que un medicamento que se administra a pacientes que dan su consentimiento puede reducir la mortalidad entre aquellos que cuentan con bajos niveles del virus en su sangre, pero no es eficaz en aquellos pacientes que tienen una alta carga viral y que tienen la enfermedad en un estado muy avanzado, informó Médicos Sin Fronteras.

El ensayo clínico, que todavía sigue en marcha y está liderado por el instituto de investigación francés Inserm, fue lanzado el 17 de diciembre del pasado año en el centro de tratamiento de Ébola que Médicos Sin Fronteras (MSF) tiene en Guéckédou, Guinea; el lugar donde hace un año comenzó la actual epidemia que afecta a varios países de África Occidental. Poco después, el ensayo fue ampliado para incluir en él a los pacientes de Nzérékoré y Macenta, también en Guinea.

“Nuestros pacientes reciben explicaciones detalladas sobre el ensayo clínico antes de decidirse a tomar parte en él o no”, explica Annick Antierens, la especialista que lidera el ensayo por parte de MSF.
“A todos aquellos pacientes que prefieren no recibir el tratamiento experimental, por supuesto no se lo damos. Si deciden no participar, sólo reciben todos los demás tratamientos de apoyo que tenemos actualmente disponibles”, comenta Antierens.

Hasta el día de hoy ningún paciente en Guéckédou ha optado por no formar parte del ensayo. “En cierto modo, muchos pacientes se sienten orgullosos en formar parte de él”, comenta Julien Demeuldre, enfermero de MSF en Guéckédou.

“El mundo entero espera el día en el que dispongamos de un medicamento efectivo contra el Ébola y nuestros pacientes se sienten orgullosos de intentar ayudar a encontrarlo. Al mismo tiempo, el hecho de participar en el ensayo clínico no significa que los pacientes estén alimentando falsas esperanzas de sobrevivir o que de repente caigan en un optimismo excesivo. Son conscientes de que el Ébola acaba con la vida de un alto porcentaje de las personas que lo contraen; independientemente de si son tratados con el medicamento experimental o no”.

Los trabajadores de MSF en Guéckédou se sienten también orgullosos de que su centro de tratamiento contra el Ébola esté participando en el ensayo clínico; sin embargo, prefieren mostrarse cautos y son realistas a la hora de valorar los resultados. “Hemos comprobado que el tratamiento tiene efecto en algunos pacientespero no , así en otros”, afirmaba Demeuldre hace apenas unos días. “Algunos se recuperan, pero otros mueren. Y aún no sabemos por qué ocurre esto”.