El pasado 4 de mayo, la revista Jama dio a conocer una investigación cuyo objetivo fue evaluar la incidencia del consumo de sal en los niveles de presión arterial, morbilidad y mortalidad, a través de la examinación de la excreción de sodio en la orina.

El estudio estuvo a cargo de Katarzyna Stolarz-Skrzypek, MD, Ph.D. de la Universidad de Lovaina, Bélgica -y colegas de otros centros de estudios europeos- e incluyó a 3.681 participantes sin enfermedad cardiovascular. De ellos, 2.096 tenían una presión arterial normal al inicio de la investigación, mientras que 1499 tenían una presión arterial y la excreción de sodio medido en el momento basal y el último seguimiento (2005-2008) en marcha. Los pacientes fueron seguidos durante un tiempo promedio de 7,9 años.

La investigación concluyó que la menor excreción de sodio se asoció con un mayor riesgo de muerte cardiovascular, mientras que la suba de excreción de sodio no se correspondió con un mayor riesgo de hipertensión o complicaciones de enfermedades cardiovasculares.

El artículo completo AQUÍ.