Una investigación realizada por la Universidad de Mount Saint Vincent (Canadá), encontró que la incidencia del dolor crónico creció en los jóvenes y especialmente en las niñas.

“Encontramos que el dolor crónico persistente o recurrente es muy prevalente en los chicos y los adolescentes, siendo las niñas las que generalmente experimentan más dolor que los varones. La incidencia de este problema crece con la edad”, afirmó la psicóloga Sara King, directora del estudio.

El equipo de investigadores revisó 32 estudios epidemiológicos y los clasificó de acuerdo al tipo de dolor: de cabeza, abdominal, de espalda, del sistema musculoesquelético, dolor combinado o dolor general.

King notó que estos padecimientos son muy frecuentes ya que afectan a entre el 11% y el 38% de los chicos y adolescentes. En la mayoría de los casos, las niñas son las que más los sufren.

La experta también observó que ciertos factores psicológicos influyen en el desarrollo de estas afecciones, como la ansiedad, la depresión y la baja autoestima. “Estas tasas son muy preocupantes pero lo más grave es que los estudios indican que la prevalencia del dolor infantil viene aumentando en las últimas décadas”, subrayó.

La investigadora recalcó que los chicos que tienen algún tipo de dolor crónico, ya sea recurrente o persistente, suelen perder días de clases, dejar de salir con sus amigos o pueden desarrollar consecuencias psicológicas como el estrés.

“Hallazgos como estos muestran que los investigadores y médicos deberían ser conscientes del problema y de las consecuencias a largo plazo del dolor crónico en los chicos”, afirmó.

Los especialistas consideraron que el tema es muy importante y que, por lo tanto, es fundamental realizar más investigaciones que indaguen en las causas de esta creciente tendencia al dolor en la juventud.