La australiana Caroline Lovell, de 36 años, falleció de un ataque cardiaco mientras daba a luz a su segunda hija en su hogar. Lovell se hizo conocida tras ser considerada la “defensora del parto en casa”.

Según informó en un artículo el diario británico Daily Mail, la muerte de Lovell ocurrió en Melbourne el 23 de enero pasado. El hecho ha vuelto a poner en el centro del debate el riesgo de dar a luz en cualquier otro sitio que no se a un hospital o clínica preparada para tal fin.

En su lucha por instalar “oficialmente” los partos en los hogares, Lovell había solicitado al Gobierno financiación adecuada y protección jurídica para que las mujeres pudieran optar con tranquilidad por esta opción.

La elección. Muchas parejas consideran que el uso de la tecnología y de la medicina tradicional puede alterar la condición del bebé por nacer. Por eso, algunas optan por llevar a cabo un parto lo menos intervenido por la técnica posible.

Al optar por un parto en casa, la mujer debe asumir una gran responsabilidad de su estado de salud, tanto físico, como mental. Esto requiere una intensa preparación antes, durante y después.

Por otra parte, la mayoría de las obras sociales no cubren los gastos y las posibles complicaciones de un parto en casa.

Entre las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud están el relevar el protagonismo de la mujer durante el proceso, tanto física como psicológicamente, con el mínimo grado de medicalización posible durante el nacimiento del bebé.

Los especialistas consideran que si bien un entorno íntimo fomenta la lactancia materna y fortalece los lazos de afecto entre los padres y el recién nacido, las complicaciones que pueden presentarse (por ejemplo, la necesidad de practicar una cesárea), no pueden ser atendidas fuera de un centro médico.

Estadísticas. Un estudio sobre 500 mil nacimientos, llevado a cabo en países desarrollados en el año 2010, evidenció que los partos en casa causa el doble de muertes de bebés que los que tienen lugar en hospitales.

Los resultados fueron publicados en la American Journal of Obstetrics and Ginecology.