La disminución o pérdida repentina de la visión es motivo suficiente para acudir al oftalmólogo. No debemos menospreciar un síntoma como este, sólo porque no hay dolor o porque la pérdida sea parcial.

La disminución o pérdida repentina de la visión es un síntoma que en ningún caso debería ignorarse. Por eso, Andrea Santi, de Aca Salud, aclara algunos aspectos que es necesario tener en cuenta para cuidar nuestra visión.

Santi explica que la pérdida brusca de la visión puede tener distintos orígenes. Entre ellos se pueden mencionar:

1) El desprendimiento de la retina

Puede ser gradual o súbito. Si afecta a la parte central de la retina (mácula) es una urgencia importante.

El desprendimiento de vítreo es algo que puede preceder a un desprendimiento de retina y suele manifestarse por la visión de puntos o moscas volantes. Es importante realizar una evaluación y seguimiento de esta patología para evitar un desprendimiento de retina posterior.

La hemorragia del vítreo, en pacientes diabéticos, oclusiones vasculares (infarto) u otros procesos retinianos- son otras de las causas de pérdida de visión.

El nervio óptico puede sufrir inflamaciones (neuritis óptica) o falta de riego sanguíneo (neuropatía óptica) isquémica anterior que suele cursar con pérdida visual indolora, brusca y unilateral, así como también con un defecto latitudinal en el campo visual.

La oclusión de la arteria central de la retina o la trombosis de vena central de retina son dos procesos vasculares que cursan con disminución de la agudeza visual indolora.

Si la pérdida de visión está relacionada con un postoperatorio oftalmológico, el paciente debe ser atendido inmediatamente.

2) Traumatismos

Los traumatismos son muy frecuentes y tienen que ser tratados en forma inmediata, en especial las heridas que comprometen parpados o cornea, las penetrantes que comprometen al cristalino o que incluso llegan a localizaciones más posteriores como el vitro o la retina.

Hay que realizar la consulta también ante heridas por explosivos o pirotecnia y por quemaduras, ya sea por rayos UV, químicas o térmicas, como por ejemplo las salpicaduras con agua caliente.

3) Sensación de cuerpo extraño

Causados por elementos que impactan en cornea y quedan adheridos a ella, provocadas por el viento o aquellos pacientes que realizan soldaduras o por manipulación de ciertas maquinarias (amoladora)

4) Dolor

Causado por glaucoma agudo.

5) Visión doble o distorsión en la visión de las imágenes

Cuando la visión doble aparece de forma brusca puede estar relacionada con un traumatismo, con un problema neurológico o bien tener su origen en una enfermedad cardiovascular, por lo cual siempre es necesaria la consulta.

 

Material confeccionado con el asesoramiento de Andrea Santi, de Aca Salud. MP:13304. REG.ESP 37/196