Cataratas, glaucoma, retinopatía diabética y degeneración macular relacionada con la edad (DMRE) son afecciones que se pueden detectar y tratar para evitar serias consecuencias. Aconsejan al menos una visita anual al especialista a partir de los 50 años.

En los últimos años, están aumentando las causas de discapacidad visual y ceguera relacionadas con la edad, al igual que la ceguera debida a la diabetes no controlada, según la Organización Mundial de la Salud (OMS). Sin embargo, el 80% del total mundial de casos de discapacidad visual se puede evitar o curar. Por tal motivo, la Sociedad Argentina de Oftalmología (SAO) enfatizó la necesidad de consultar al oftalmólogo en forma regular, lo que permitiría detectar y tratar afecciones oculares causantes de ceguera y discapacidad visual.

Alejandro Daniel Coussio, profesor adjunto de Oftalmología de Pregrado y Posgrado de la Universidad del Salvador, advirtió que “las principales causas de ceguera y discapacidad visual prevenibles son las cataratas, el glaucoma y la retinopatía diabética y la degeneración macular relacionada con la edad”.

Por otra parte, Andrés Bastién, médico oftalmólogo especialista en enfermedades de la mácula, retina y vítreo y secretario de la SAO, recalcó que “la retinopatía diabética es la segunda causa de ceguera prevenible en países desarrollados y la principal en personas de 25-75 años. En nuestro país hay afectado aproximadamente un 5% de la población, esto es, 1,5 millones de personas, de las cuales más de la mitad ignora que padece la enfermedad”.

Las últimas estimaciones mundiales hablan de 285 millones de personas que sufren de alguna deficiencia visual, de las cuales 39 millones son ciegas. La pérdida parcial o total de la visión tiene serias consecuencias en todos los aspectos de la vida del paciente, desde limitaciones para manejarse en forma autónoma hasta trastornos anímicos (depresión, aislamiento), dificultades psicosociales, laborales, familiares, cognitivas y otras.

Con respecto a cómo prevenir la ceguera y la discapacidad visual, “es importante que la población acuda al médico oftalmólogo a controlarse periódicamente de la misma manera que concurre a otros especialistas”, aseveró Fabián Lerner, presidente de la Sociedad Argentina de Oftalmología (SAO) y de la Sociedad Panamericana de Glaucoma. “La consulta periódica al médico oftalmólogo debe realizarse una vez al año luego de los 50 años. Antes de esa edad conviene una vez cada dos años o más seguido si hay antecedentes de enfermedades capaces de afectar la visión en la familia “, comentó, y agregó que aunque muchas personas consideren que es ‘normal’ ver peor con el paso de los años, siempre “se debe consultar, debido a que hay enfermedades silenciosas al comienzo que si no se detectan a tiempo pueden llevar a la ceguera”.

Una vez detectada una afección que puede afectar la visión en forma permanente, en la mayoría de los casos se puede tratar, ya que en los últimos años se desarrollaron múltiples avances terapéuticos. “Un ejemplo de esto es el tratamiento de la degeneración macular relacionada con la edad (DMRE). El advenimiento de su tratamiento revolucionó el pronóstico de esta enfermedad”, enfatizó Lerner.

Glaucoma

“El glaucoma es la primera causa de ceguera irreversible”, reveló Lerner. Y “esta terrible consecuencia puede evitarse con un diagnóstico precoz y un tratamiento adecuado. Esto ayudará a prevenir la ceguera en un número importante de individuos”. El glaucoma incluye a un grupo de trastornos oculares que producen un daño en el nervio óptico, por lo general debido al aumento de la presión intraocular.

Retinopatía diabética

Esta enfermedad es una secuela de la diabetes causada por el daño de las arterias y venas que irrigan la retina, una fina capa de tejido nervioso cuyo objetivo es captar la luz que entra al ojo. Bastién subrayó que “esta alteración del tejido puede disminuir la visión hasta llegar a la ceguera. Como la retinopatía en sus estadios iniciales no presenta síntomas visuales, los riesgos de desarrollarla aumentan con el avance de la enfermedad, pero por sobre todo con el mal control de la glucemia (glucosa en sangre)”.
“La población diabética se debe realizar un examen oftalmológico una vez al año. La detección precoz permite un diagnóstico temprano y en consecuencia un tratamiento rápido, de manera tal de disminuir la ceguera causada por esta enfermedad”, agregó Bastién.

Degeneración macular relacionada con la edad (DMRE)

La DMRE es un severo tipo de maculopatía que está considerada como la principal causa de discapacidad visual en países industrializados y la tercera causa de disminución de la visión a nivel global. Se trata de una enfermedad que afecta la visión central requerida para realizar actividades tales como leer, conducir, mirar la hora y reconocer rostros, entre otras.

Coussio, quien además es miembro de la comisión directiva de la SAO, declaró que “si se detecta a tiempo se puede estabilizar y hasta mejorar la visión”, especificando que “la consulta con un médico oftalmólogo sirve para hacer un diagnóstico, seguimiento y tratamiento de la DMRE. El diagnóstico y el tratamiento temprano son extremadamente importantes para ayudar a preservar y mejorar la visión”.

Para prevenir esta causa de ceguera, y como en otros años, durante el mes de septiembre la SAO realizará una campaña para diagnosticar DMRE. “Será multicéntrica, distribuida en todo el país en instituciones públicas y privadas, que sin costo diagnosticarán la degeneración macular relacionada a la edad, clasificando el tipo de DMRE y orientando el tratamiento a seguir”, anticipó Coussio.

Cataratas

Según la Organización Panamericana de la Salud (OPS), en América Latina y el Caribe, la catarata es la causa más importante de ceguera. Se trata del progresivo opacamiento del cristalino, el ‘lente’ del ojo que ayuda a enfocar la luz sobre la retina.

La proporción de ceguera debida a catarata en personas mayores de 50 años varía en un rango de 39% en las zonas urbanas de Brasil y Argentina hasta 65% en las zonas rurales de Perú y Guatemala. Y si bien la mayoría de las cataratas se relacionan con la edad y no pueden ser prevenidas, resulta muy efectiva la cirugía de catarata con implante de lente intraocular, que permite una rehabilitación inmediata a los pacientes. Esta afección puede detectarse con un fondo de ojos, lo que se recomienda en un control periódico al oftalmólogo en particular en mayores de 60 años de edad.

 

Fuente: Sociedad Argentina de Oftalmología (SAO)