Destacados médicos infectólogos recuerdan a las personas pertenecientes a los grupos de riesgo que aún no estén vacunados que, mientras haya circulación del virus, deben recibir la vacuna a fin de prevenir las complicaciones y fallecimientos asociados al virus de la gripe.

“Estamos transitando un invierno atípico, pero independientemente de los días más cálidos, las bajas temperaturas favorecen la circulación del virus de la gripe, por lo que es importante que quienes no se han vacunado y formen parte de los grupos de riesgo lo realicen para poder estar protegidos. Están a tiempo de vacunarse porque el virus sigue circulando” afirma Eduardo López, presidente de la Sociedad Argentina de Infectología Pediátrica (SADIP).

“Los días de frío más intenso pueden favorecer la circulación del virus de la gripe, especialmente por una mayor facilidad de transmisión debido a la concentración de personas en ambientes cerrados. La vacuna antigripal debe aplicarse todos los años y es la herramienta de mayor eficacia e impacto para la prevención, en especial para proteger a los grupos con mayor riesgo de presentar cuadros graves por esta enfermedad. Quienes tengan recomendación de vacunación y no lo hayan hecho deben vacunarse para prevenir complicaciones” coincidió el doctor Pablo Bonvehi, miembro y ex-presidente de la Sociedad Argentina de Infectología (Sadi).

Todas las personas son susceptibles de infectarse con el virus de la influenza, sin embargo, no se manifiesta en todas por igual, ciertas condiciones como la edad (niños pequeños o adultos mayores), el embarazo o enfermedades crónicas, predisponen a sufrir complicaciones, y en muchos casos estas personas ponen en riesgo su vida. Son los llamados: “grupos de riesgo”.  “Son quienes que de contraer el virus tienen un mayor riesgo de sufrir complicaciones e incluso fallecer a causa de la influenza. Son a ellos a quienes les insistimos que deben vacunarse para evitar complicaciones” aclaró Bonvehí.

Las internaciones así como los fallecimientos asociados al virus de la gripe, suelen presentarse en personas con factores de riesgo, y por lo tanto recomendación de vacunación, que no estaban inmunizados.

López destacó que la vacunación es un derecho y una responsabilidad e hizo especial hincapié en la importancia de vacunación de la embarazada y la población pediátrica, “con la inmunización de la embarazada estamos protegiendo dos vidas, tanto la de la madre como la del bebé que no puede ser inmunizado hasta cumplir los 6 meses de vida. En el caso de la población pediátrica con recomendación de vacunación, debemos recordar que se necesitan dos dosis separadas por cuatro semanas para que la inmunización tenga efecto”.

“Mientras haya circulación de virus las personas de los grupos de riesgo que no hayan sido vacunadas deben recibir la vacuna. Cuanto mayor sea la inmunización de estos grupos, menor será la circulación viral y esto colaborará a que menos personas puedan enfermar”, remarcó Bonvehí.

“No hay que alarmase pero tampoco subestimar a la gripe ya que es un mal infeccioso que provoca entre 3.000 y 5.000 muertes cada año”concluyó López.

Los grupos de riesgo están conformados por:

  • Personal de la salud
  • Embarazadas, en cualquier momento de la gestación.
  • Puérperas: hasta 10 días después del parto, si no la recibieron durante el embarazo.
  • Todos los niños de 6 a 24 meses (deben recibir dos dosis separadas por al menos 4 semanas).
  • Niños y adultos de 2 años a 64 años con enfermedades respiratorias, cardíacas, inmunodeficiencias congénitas o adquiridas, pacientes oncohematológicos y trasplantados, personas obesas con índice de masa corporal mayor a 40, diabéticos, y personas con insuficiencia renal crónica en diálisis.
  • Personas mayores de 65 años.
  • Convivientes de enfermos oncohematológicos.
  • Convivientes de bebés prematuros menores de 1.500 g. entre otros.

La vacuna antigripal fue incorporada en 2011 al Calendario Nacional de Vacunación de nuestro país. Es de carácter gratuito y obligatorio para todas aquellas personas que formen parte de los grupos de riesgo y están disponibles en los más de 8600 vacunatorios de la red pública de todas las jurisdicciones (nacional, provincial y municipal).

Además de la vacunación las medidas de prevención que contribuyen a la disminución de la transmisión del virus de la gripe, así como de otros virus respiratorios o enfermedades infecciosas son: el lavado adecuado y frecuente de manos, la limpieza de superficies, la aireación de ambientes, el mantenimiento de la lactancia materna y toser o estornudar cubriéndose la boca con el pliegue del codo.

Las personas que presenten síntomas de gripe como fiebre alta, dolor de garganta, tos y dolores musculares o de cabeza, deben consultar de forma rápida al médico.