Por: Rosana A. Guerra
Periodista

La terapia con flores de Bach fue desarrollada hace unos cincuenta años por el médico e investigador inglés Edward Bach. El método se basa en el uso de treinta y ocho remedios naturales derivados de las flores, que inciden sobre las vibraciones energéticas más sutiles del hombre.

Las flores de Bach no tienen efectos secundarios y no interfieren con el consumo de medicamentos. A través de su utilización se intenta normalizar los trastornos psíquicos y contribuir  a la resolución de los conflictos internos.

Las flores de Bach no sólo son adecuadas para el tratamiento armonizador psicofísico en enfermedades de todo tipo como método complementario al tratamiento médico, sino también para mejorar la calidad de vida.

Ésta terapia considera que la enfermedad no sólo es el resultado de trastornos corporales, sino que tiene su origen en sentimientos y actitudes negativas que bloquean la energía vital.