Quizás durante el aseo de los ambientes o post ducha, ocasionalmente se puede prender una alarma inesperada: encontrar mucho cabello caído en el suelo. Si bien es habitual que esto suceda, de hallarse un exceso en la cantidad, hay que evaluar si se está ante algún problema de salud que requiere atención profesional.

Es muy común la caída de cabello y mientras ronde un número de 100 por día no debe ser motivo de alarma. Cuando, por el contrario, se sobrepasa considerablemente ese número o se presentan situaciones atípicas a los patrones aceptables, llega el momento de acudir al médico ya que esto podría ser síntoma de alguna enfermedad. La dermatóloga Mariana Dommarco de los Centros de Diagnóstico DIM explica este panorama.

En algunos casos la caída del cabello no reviste mayores consecuencias, pero en otros puede ser el resultado de una alteración de salud que requiere tratamiento médico. Existen algunas señales que permiten detectarlo.

¿Cuándo acudir al médico?

Cuando se presentan alguna de estas situaciones es momento de visitar al médico:

1.- Pérdida de cabello en zonas localizadas del cuero cabelludo.

2.- Perderlo a temprana edad (adolescencia o 20 años) o muy rápidamente.

3.- Acompaña la caída dolor o picazón del cuero cabelludo.

4.- Mujer con caída intensa de más de 100 cabellos por día.

5.- Cuando la piel bajo la zona afectada se encuentra enrojecida, escamosa o presenta algún otro tipo de anormalidad o incomodidad.

6.- Si la caída se manifiesta en forma simultánea al acné, vello facial irregular o desorden en el ciclo menstrual.

7.- Presencia de infección en zonas del cuero cabelludo.

8.- Parches de calvicie en barba o cejas.

9.- Debilidad muscular, fatiga, aumento de peso, intolerancia a las bajas temperaturas.

Causas de la caída del cabello:

La doctora Mariana Dommarco, dermatóloga del grupo de profesionales de los Centros de Diagnóstico DIM, señala que cuando se presentan algunos de los patrones diferentes a lo que se considera la caída normal del cabello, pudiera deberse a alguna de las siguientes causas:

1.- Hipotiroidismo e hipertiroidismo, en el primer caso la glándula tiroides no produce la cantidad necesaria de hormonas tiroideas para el organismo y en el segundo las produce en exceso. En ambos se trata de una disfunción de la glándula tiroides, causada por diferentes factores.

2.- Anemia, que se caracteriza por la deficiencia de glóbulos rojos sanos para transportar suficiente oxígeno a los tejidos de cuerpo.

3.- Factores genéticos / alopecia androgénica, conocida comúnmente como calvicie, generalmente más habitual en hombres y con menor frecuencia en las mujeres.

4.- Factores autoinmunes / alopecia areata, cuando las defensas del propio organismo atacan la raíz del cabello produciendo inflamación y caída, solo vuelve a crecer cuando cesa la inflamación.

5.- Deficiencia de zinc, hierro, biotina o ácidos grasos.

6.- Perimenopausia, posmenopausia o posparto.

7.- Intervenciones quirúrgicas, enfermedades sistémicas o estrés psicológico.

8.- Dietas con privación de calorías o proteínas.

9.- Estacional: Post veraneo

10.- La menos frecuente, causada por fármacos, hongos o bacterias.

Tratamiento:

El abordaje de cada caso es particular y el tratamiento depende de la causa detectada. Varía con cada paciente y puede ser tratado con aminoácidos orales, mesoterapia y otros. Por eso desde los Centros de Diagnóstico DIM recomiendan acudir al médico cuando se presenten alguna de las alertas descritas.