Se celebra cada 29 de octubre desde hace más de una década. Es una jornada dedicada especialmente a las personas que padecen esta enfermedad y a concientizar a la población sobre los riesgos, mediante campañas de promoción.

La Asamblea Mundial de la Salud decreta en la resolución EB133.R2, al 29 de octubre como Día Mundial de la Psoriasis a los fines de aumentar la concientización sobre esta patología y combatir la estigmatización de los enfermos. Insita a participar a todos los Estados miembros de la entidad, mediante actividades de difusión.

Se trata de una enfermedad crónica, inflamatoria, autoinmune y no contagiosa, que impacta significativamente en la calidad de vida de quienes la padecen. Es sistémica, lo que implica que puede asociarse con otros sistemas, como las articulaciones. Puede afectar a hombres y mujeres por igual y en cualquier momento de la vida, incluso en la niñez.

«Lo más importante es el compromiso sistémico, hay todo un síndrome inflamatorio a estudiar. Muchas veces este compromiso articular (artritis psoriásica) puede presentarse años antes sin lesiones en la piel o posteriormente a las lesiones, que es lo más común en los adultos», subraya la dermatóloga Ana Burghini, especialista de la provincia de Córdoba.

Síntomas

Se manifiesta con placas rojas con escamas blancas, que suelen desprenderse de la piel. Es una enfermedad con distintas formas clínicas que no presenta dolor, pero sí puede presentar en muchos casos prurito (picazón) y afectar cualquier parte del cuerpo.

Puede aparecer en manos, codos, rodillas, cuero cabelludo, uñas, tórax y zonas genitales, por lo que puede afectar la intimidad. Las zonas más comunes dónde se presenta es en codos y rodillas con placas de piel gruesas y escamas muy blancas.

Al ser una enfermedad sistémica no solo afecta a la piel, estudios demuestran que tiene muchas asociaciones comprometiendo otras zonas como las articulaciones, lo que se conoce como artritis psoriásica.

La dermatóloga Paula Esteley recomienda “Siempre realizar consultas con el médico dermatólogo. Es quien les recomendará qué se puede hacer y cómo sería el seguimiento y tratamiento de la psoriasis; a veces también pesquisar las enfermedades que se asocian más frecuentemente con la psoriasis como, por ejemplo, obesidad, diabetes, dislipemia, síndrome metabólico, artritis psoriásica. Y bajo ningún punto de vista automedicarse”.

Hoy existen tratamientos nuevos para casos muy severos que han resultado muy eficaces.

Burghini advierte que «en este tipo de enfermedades está muy presente la automedicación, es muy común que se formen grupos de pacientes y se recomienden medicaciones que en muchos casos, antes de administrarlas, es requerido un estudio previo, por lo que puede ser perjudicial iniciar con una medicación que no haya sido prescripta por un médico».

Cada año la campaña se presenta con un nuevo lema, promovido por la Federación Internacional de Asociaciones de Psoriasis. «Estar conectados» es el designado para la edición 2019, con el objetivo de destacar el trabajo en equipo de todo el sistema de salud que es fundamental para un diagnóstico temprano y mejorar la calidad de vida de los pacientes lo más rápido posible.

Al respecto, Burghini aconseja “Es fundamental que el paciente se sienta cómodo con el médico que elija. Y no quedarse con dudas”