El cáncer es una enfermedad con una incidencia muy baja en los niños. Según datos del Registro Oncopediátrico Hospitalario Argentino (ROHA), en la Argentina se diagnostica cáncer a aproximadamente 1.290 chicos y adolescentes de hasta 15 años, por año, tratándose la mayoría de las veces de leucemias y tumores cerebrales.

El cáncer infantil posee características propias definidas, cada una con un nombre, un tratamiento y un pronóstico muy específico.

La distribución de las patologías en Argentina indica que las leucemias constituyen la enfermedad oncológica más frecuente, seguida de los tumores de sistema nervioso central y los linfomas.

El cáncer en pediatría es curable. A partir del diagnóstico temprano, el tratamiento adecuado y el cuidado integral del paciente, la posibilidad de sobrevida ha aumentado hasta el 70 o el 80 por ciento, incluso, hasta el 90 por ciento en casos de tumores renales o de retinoblastoma.

La detección temprana y el correcto manejo del cáncer pueden mejorar el pronóstico del niño y disminuir los índices de mortalidad. El diagnóstico oportuno aumenta las posibilidades de cura.

Los signos y síntomas son diversos y en algunos casos muy específicos. La sospecha del diagnóstico debe estar en manos de la comunidad asistencial (médicos pediatras, enfermeros, agentes sanitarios). La responsabilidad de los padres se limita a que niños y niñas reciban los controles de salud necesarios y la realización de consultas con el médico al notar algún malestar.

El Instituto Nacional del Cáncer trabaja, desde el Programa Nacional de Cuidado Integral del Niño y Adolescente con Cáncer, en la capacitación de los profesionales de la salud y miembros de la comunidad asistencial para mejorar la calidad de los diagnósticos y ampliar las posibilidades de sobrevida.

En el análisis de los niños menores de 15 años de edad desde el año 2000 al 2013,  se incluyeron en el ROHA 18.069 casos de cáncer en todo el país. Los números fueron estables en este período. No se observó un aumento en la incidencia.

Estadísticas

Por año se diagnostican en Argentina un promedio de 1290 casos nuevos de cáncer pediátrico, entre 450 y 470 son leucemias de las cuales más de la mitad logran curarse con un tratamiento muy intenso y con requerimientos de instituciones de alta complejidad y profesionales especializados. Es importante que estos niños sean atendidos en unidades de oncología pediátrica con un equipo multidisciplinario que cuente con experiencia en el cuidado de estos niños.

Distribución de los pacientes por tipo de cáncer. ROHA, 2000-2013.

Total de pacientes: 18.069

Distribución por sexo y por edad al diagnóstico. ROHA, 2000-2013.

Total de pacientes: 18.069

La distribución por sexo en los niños con cáncer muestra una ligera predominancia para el sexo masculino.

La recopilación sistemática de información permite conocer los datos de incidencia, supervivencia y realizar diversos análisis. Dicha información es útil para la definición de estrategias e intervenciones relativas al manejo de los niños con cáncer a nivel institucional, provincial y nacional. Como herramienta, los datos del ROHA nos permiten conocer las tendencias y sus modificaciones en el tiempo.

El 80% de los niños registrados en ROHA fueron atendidos en instituciones públicas y el resto en instituciones privadas.

En Argentina hay para la atención de los niños con cáncer en el ámbito público dos  hospitales de referencia nacional, 25 hospitales de referencia provincial y 11 unidades de diagnóstico, referencia y seguimiento. No todos los hospitales tienen las mismas capacidades. Hay niños que requieren de mayor complejidad para su tratamiento, por lo que son referidos a centros específicos.

Desde el INC trabajamos en estrecha relación con las unidades de oncología pediátrica de todo el país.

El Programa Nacional de Cuidado Integral del Niño y adolescente con Cáncer tiene como objetivo garantizar equidad y accesibilidad a la mejor calidad de atención a niños y adolescentes con cáncer, desde un enfoque de derechos y en todas las fases de estas enfermedades.  Sus principales lineamientos de trabajo son:

·         Epidemiología y registro: registro oncopediátrico hospitalario argentino (ROHA) Capacitación en diagnóstico oportuno: taller “cuándo sospechar cáncer en el niño”

·         Accesibilidad y equidad: Red de onco-pediatría

·         Estandarización de prácticas

·         Promoción de la investigación

·         Calidad y cuidado integral: busca aportar nuevas herramientas teóricas y prácticas a los centros oncológicos para posibilitar una atención a los niños y adolescentes con cáncer que contemple todos sus derechos.