La contractura muscular es una contracción sostenida e involuntaria de un músculo, que se manifiesta por un abultamiento en la zona afectada, teniendo como consecuencia la pérdida de elasticidad y función correcta del músculo. Los profesionales de los Centros de Diagnóstico DIM consideran que generar cambios en el estilo de vida y corregir las posturas corporales durante las horas laborales puede ayudar a reducir la rigidez en los músculos.

¿Cuando está en el trabajo o ya en el descanso de su hogar, siente que sus músculos están tensos? Las contracturas musculares pueden aparecer durante unos breves instantes y luego desaparecer, pueden durar minutos u horas antes de que se relajen, o ser rígidas y tensas de forma indefinida.

El doctor Dante Maldonado explica que las zonas del cuerpo más afectadas por las contracturas musculares son la región cervical, la musculatura de la espalda en general, y en pocos casos las pantorrillas y los glúteos. “Es importante evitar permanecer por un tiempo prolongado con la misma postura. Además, se pueden hacer ejercicios de elongación durante 2 – 3 minutos cada 1 o 2 horas para mejorarlas”, alertó.

Causas de una contractura muscular

Generalmente aparecen con el ejercicio intenso, donde se puede ejercer demasiada presión sobre la columna vertebral y reducir la movilidad de la misma al no realizar una elongación adecuada. Otra causa muy común es la mala postura, es decir, demasiadas horas en el escritorio frente a la computadora en una postura encorvada, y el sedentarismo se suma a la lista de causantes de las contracturas.

Si por razones laborales debe pasar muchas horas del día sentado o parado, es recomendable realizar cambios de postura con frecuencia, evitar gestos o movimientos repetitivos y adoptar una correcta higiene postural. “Por ejemplo, una postura correcta frente a la PC es mirada al frente con la pantalla a la altura de la línea horizontal de la visión, hombros relajados, antebrazos apoyados en el escritorio o silla, espalda apoyada en el respaldo de la silla, caderas a 90 grados”, indicó el Dr. Maldonado.

En caso de que la tensión sea muy intensa o repetitiva debe buscar asistencia médica. Luego, se recomienda hacer ejercicios de elongación de la zona afectada y de movilización suave de las articulaciones cercanas, dejar en reposo el músculo, tomar antiinflamatorios, relajantes musculares, calor local y maso-terapia.

Cómo evitar una contractura muscular

El Dr. Dante Maldonado, especialista en traumatología, recomienda 6 tips rápidos para evitar o aliviar las contracturas musculares.

Ejercicios de elongación suave durante 2-3 minutos cada 1 o 2 horas.

Evitar posiciones fijas por tiempos prolongados.
Beber suficiente agua durante el día.
Dieta equilibrada.
Evitar el estrés.
Dormir el tiempo suficiente.