Si bien la Enfermedad de Crohn y la Colitis Ulcerosa, llamadas en su conjunto Enfermedad Inflamatoria Intestinal (EII) son enfermedades que pueden afectar la calidad de vida del paciente, con el tratamiento adecuado no hay mayores obstáculos que impidan a quienes presentan esta enfermedad llevar una vida normal.

Sin embargo, como sucede con cualquier persona que tiene alguna afección, hay momentos o situaciones particulares en las que es recomendable tener especial atención y cuidado.

En el caso de los pacientes con EII, los viajes representan una de estas situaciones particulares para lo cual es importante una buena comunicación entre el paciente y su médico. Por un lado, el médico es quién podrá aconsejar y esclarecer las dudas que se puedan tener frente a un viaje. Por otro lado, el paciente es quien mejor conoce su enfermedad y sabrá tomar las recomendaciones ante cualquier situación que se presente.

Nos acercamos a los meses de calor y receso escolar por lo que muchas personas comienzan a organizar sus vacaciones. Por otro lado hay pacientes que tienen que viajar por diversas circunstancias a lo largo del año. Por eso, el Dr. Domingo Balderramo, Gastroenterólogo del Hospital Privado Universitario de Córdoba y miembro del Grupo Córdoba para el Manejo y Estudio de la Enfermedad Inflamatoria Intestinal (CEMEI), brinda una serie de recomendaciones e información para pacientes con EII que podrán ser de utilidad a la hora de pensar y organizar un viaje.

  • Tome nota de los centros de atención sanitaria especializados en la ciudad que visitará, con anterioridad a su partida. Esto lo ayudará a saber a dónde dirigirse ante alguna urgencia. Su médico tratante tal vez pueda recomendarle algún colega especializado en la ciudad que visite.
  • Asegúrese de llevar medicación suficiente para todo el período de duración del viaje. Incluso, es recomendable llevar algunas dosis extras, ante cualquier imprevisto que necesite extender su estadía. Si viaja en avión, siempre es bueno llevar medicación para dos o tres días por si llegase a extraviarse el equipaje. El resto de la medicación puede despacharla con el resto del equipaje.
  • Traslade la medicación en su envase original para permitir una correcta identificación por parte de las autoridades u otros.
  • Si su tratamiento incluye medicación que requiere mantener cadena de frío (biológicos), hay que trasladarla en una bolsa térmica con varios geles refrigerantes (se consiguen en farmacias) los cuales se deben reemplazar durante el viaje, a intervalos regulares, de modo de mantener la temperatura del producto dentro del rango óptimo entre 2 y 8°C. Recuerde que estos productos no pueden ser llevados a una temperatura superior a 25°C.
  • Solicite a su médico un certificado especificando su diagnóstico y medicación que recibe (incluyendo nombre genérico de la droga) con las dosis necesarias para presentar ante las autoridades que correspondan. Adicionalmente, es ideal llevar un informe de su historia clínica y en el caso de un viaje al extranjero es recomendable llevar toda esta información traducida al idioma del país que visitará.
  • Lleve una receta con detalle de la medicación necesaria para su tratamiento. Le será útil en caso de extravío. Toda la medicación es de venta bajo receta, sin ella no podrá comprarla.
  • Solicítele a su médico que le explique y brinde que deberá realizar en caso de una recaída de su enfermedad mientras estas de viaje. Asegúrese de llevar toda la medicación allí indicada.
  • Lleve el número de teléfono de su médico tratante y la credencial del seguro de salud en el bolso de mano.
  • En ciertos países es necesario vacunarse con antelación. Converse con su médico sobre su situación específica, sobre todo si está recibiendo tratamiento con esteroides, inmunomoduladores o terapias biológicas ya que deberá evitar algunas vacunas (ejemplo: vacuna contra la fiebre amarilla).
  • Una vez en su destino es recomendable beber siempre agua embotellada, incluso para lavarse los dientes, y evitar bebidas con hielo.
  • Viaje con un seguro de salud con cobertura internacional si va al exterior del país. No olvide declarar ante el mismo su condición de enfermedad crónica para asegurarse de que ante cualquier situación cubrirán sus necesidades.
  • En países como Estados Unidos y algunos de los europeos, existen varias apps móviles que te permiten encontrar rápidamente baños públicos.
  • Por último, ante cualquier duda es recomendable que visite a su médico de cabecera. Muchas veces hablar ayuda a organizar las cosas.

¿De qué se trata la EII?

Se llama enfermedad inflamatoria intestinal (EII) a un grupo de patologías inflamatorias del tracto gastrointestinal que incluye a la enfermedad de Crohn, a la colitis ulcerosa y a la colitis indeterminada. Su causa es desconocida, es autoinmune, crónica, inflamatoria, y reviste gravedad si no se la diagnostica y trata adecuadamente. Se presenta en forma intermitente y con severidad variable. Los principales síntomas son: aumento en la frecuencia o urgencia evacuatoria, diarrea persistente por más de 4 semanas, dolor abdominal, moco y/o sangrado en las heces, lesiones perianales, fiebre y/o vómitos.