Si una mujer está embarazada y consume alcohol, su bebé también lo hace. Ésto puede afectar el crecimiento del bebé y provocarle problemas físicos y de conducta para toda su vida. Uno de los efectos más severos de beber durante el embarazo es el síndrome de alcoholismo fetal.
Clic AQUÍ para leer más.