Aún con la legislación de ambientes 100% libres de humo vigente en Argentina, las mujeres con menor nivel educativo están significativamente más expuestas al humo de tabaco ajeno en el hogar y en los lugares públicos.

Así lo demuestra un estudio de la Fundación Interamericana del Corazón Argentina (FIC) desarrollado en 25 ciudades del país.

La alta prevalencia de tabaquismo entre los hombres en Argentina (34%) puede ser un factor determinante para explicar el mayor nivel de exposición de las mujeres en el hogar. En los lugares públicos el nivel de exposición podría estar relacionado con las relaciones de poder y las condiciones de inequidad de género que enfrentan las mujeres en los ámbitos, laborales y sociales.

En un informe presentado recientemente por la Organización Panamericana de la Salud se evidencia que las mujeres jóvenes en Argentina consumen más tabaco que los hombres y que la edad de inicio en el tabaquismo ha disminuido.

Los estudios han demostrado que, en las mujeres, el consumo de tabaco aumenta un 30% el riesgo de enfermedad cardiovascular, un 25% el riesgo de cáncer de pulmón, implica un mayor riesgo de padecer cáncer cervical, asma y su frecuencia de crisis.

El tabaco aumenta, también, en un 70% el riesgo de cáncer de mama y enfermedades crónicas respiratorias.

Para Mariela Alderete, vice directora de la FIC Argentina, los datos sobre el consumo de tabaco en mujeres son preocupantes. “Las ONG’s de género y el Estado todavía no lo han incluido la problemática fuertemente en su agenda. Para contrarrestar la acción de la industria tabacalera necesitamos una fuerte articulación entre actores que garantice el efectivo cumplimiento de la legislación sobre ambientes libres de humo y la prohibición de publicidad del tabaco, cuya reglamentación aun continua pendiente”, opina.

El Comité para la Convención para la Eliminación de todas formas de discriminación contra la mujer (CEDAW) ha realizado diversas recomendaciones al Estado Argentino en lo que a tabaco se refiere.

El CEDAW ha manifestado una especial preocupación ya que considera que las campañas publicitarias “alientan y aumentan el consumo de tabaco entre las mujeres, generando enfermedad y muerte”. Por ello, solicitó al Estado la restricción de publicidad de tabaco y la ratificación del Convenio Marco de Control de Tabaco.

A partir de esto, el Comité observará las acciones de prevención desplegadas por el Estado para lograr disminuir el extendido consumo de tabaco entre las mujeres en la Argentina.

Alderete, quien en los próximos días recibirá el premio International Net of Women Against Tobacco (INWAT) por bregar por la salud de las mujeres y combatir el consumo de tabaco,  afirma que “es importante que el Estado Nacional incluya la perspectiva de género en las medidas de control de tabaco para reducir el consumo, la exposición al humo de tabaco y disminuir la mortalidad que provoca esta epidemia en las mujeres argentinas”.