Para que el crossfit no se convierta en un riesgo, debe practicarse sólo cuando está garantizado que el individuo realizará un esfuerzo adecuado a su capacidad. Se logra determinando de antemano sus niveles de salud y de aptitud.

El crossfit es una disciplina física, en su inicio se utilizó para entrenar a los policías de California. Luego, el método migró hacia otros cuerpos de seguridad, como militares, marines y bomberos; es  muy intensa y prácticamente no tiene pausa.

Este sistema fue desarrollado en 1995 por el estadounidense Greg Glassman,un ex policía que quiso dar a los civiles la experiencia de entrenar teniendo a un sargento a su lado, estimulándolos a saltar más, a levantar más peso y a subir más alto, buscando así adaptar este tipo de entrenamiento militar al público. Glassman patentó el programa en el año 2000.

Debido al éxito, el crossfit se desarrolló y se esparció masivamente alrededor del mundo. En la Argentina desembarcó hace unos pocos años, y hay más de 50 centros en los que se practica la disciplina.

El staff del Programa de Actividad Física y Deportes del Hospital de Clínicas “José de San Martín” de Buenos Aires, dirigido por Jorge Franchella, médico deportólogo y cardiólogo, desarrolló una serie de recomendaciones sobre esta disciplina.

Este método de entrenamiento carece de dos de los principios más importantes del entrenamiento deportivo: la “individualidad”: cada persona responde de manera diferente al mismo estímulo de entrenamiento; es necesario adaptar la carga de entrenamiento a cada deportista, y la “especificidad”: los estímulos provocados por un ejercicio sólo afectan a funciones determinadas y específicas, es decir, que debemos enfocarnos en un objetivo concreto para alcanzarlo.

En el crossfit no hay rutinas. Aquí se realizan actividades con una constante variedad de ejercicios, se trabaja con una intensidad muy alta y un tiempo reducido. Ninguna sesión debería exceder los 50 minutos de duración.

Los ejercicios se organizan en forma de circuitos y son regulados por intervalos de trabajo con un descanso mínimo entre cada uno. Algunas de las actividades que se practican son remo, salto de cuerda, salto de altura, trabajo con peso corporal, levantamiento de pesas, running, abdominales y se basa en el trabajo de diferentes capacidades y habilidades. Se requiere resistencia cardiovascular, respiratoria y muscular, además de fuerza, flexibilidad, potencia, velocidad, agilidad, psicomotricidad, equilibrio, y precisión.

La práctica de este deporte produce una elevación del ritmo cardíaco que permanece constante la mayor parte del tiempo de la ejercitación. Si bien -como toda gimnasia- el esquema se adapta a las necesidades y particularidades de cada persona, se requiere previamente una buena forma, condición y preparación física para realizarlo.

Es un entrenamiento de alta intensidad. Esto requiere no sólo una excelente condición física, sino además un manejo de la técnica de ejecución muy depurada. Porque los movimientos son libres (no están dirigidos por máquinas convencionales), por lo tanto, si no se realizan con una correcta biomecánica de movimiento, pueden cometerse errores y, provocar lesiones.

Debido a mala ejecución, o baja condición física, se han registrado diferentes tipos de lesiones en la columna, en las articulaciones de miembros inferiores y superiores, y también lesiones musculares.

Existen posibilidades de que se provoque rabdomiolisis, (un mecanismo de deterioro muscular) o necrosis de las células musculares, y pueden darse condiciones de esfuerzos extenuantes con poca hidratación.

Es imprescindible si se desea realizar una actividad física, sea crossfit o cualquier otra, practicarse un examen médico previo de salud y otro de nivel de aptitud o rendimiento físico.

Más allá de que cada médico de familia o cardiólogo podrá seleccionar los estudios que realice (análisis clínicos, radiografía de tórax, electrocardiograma, ergometría y un ecocardiograma e inclusive eco stress), son necesarios los exámenes de nivel de aptitud. Determinar fuerza máxima, fuerza potencia, fuerza resistencia. Niveles de potencia aeróbica y potencia explosiva, si se desea realizar una actividad de alta intensidad.

Un individuo sano puede tener un nivel de entrenamiento de 1 a 10 que sea por ejemplo de 6. Y en la sesión inicial de crossfit requerirle un esfuerzo equivalente a 9 lo que le excesivo para su organismo y provocarla situaciones de salud inesperadas.

 

 

Fuente: Castropol Comunicaciones