El informe del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) titulado de “Progreso para la Infancia un Balance sobre la Nutrición”, determinó que actualmente en el mundo existen 146 millones de niños menores de cinco años con problemas graves de desnutrición.

De acuerdo con el documento, el 28% de estos niños está en África, 17% en Medio Oriente, 15% en Asia, 8% en Latinoamérica y el Caribe, el 5% en Europa Central, y el 27% restante en otros países en desarrollo.

Cuba, sin embargo, aparece como el único país de la región que ha eliminado la desnutrición infantil.

La Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), por su parte, también ha reconocido a Cuba como la nación con más avances en América Latina en la lucha contra la desnutrición.

En la actualidad, el Estado cubano garantiza una canasta básica alimenticia y promueve los beneficios de la lactancia materna, manteniendo hasta el cuarto mes de vida la lactancia exclusiva y complementándola con otros alimentos hasta los seis meses de edad.

Además, hace una entrega diaria de un litro de leche fluida a todos los niños de cero a siete años, junto con otros alimentos como compotas, jugos y viandas que se distribuyen de manera equitativa.

La Organización de las Naciones Unidas, (ONU) sitúa al país a la vanguardia del cumplimiento en materia de Desarrollo Humano, con un adelanto de un cuarto de siglo en relación con los demás países de América Latina y el Caribe.

Según la Oficina Nacional de Estadísticas (ONE) de la república de Cuba, para el año 2015, el país tiene entre sus objetivos eliminar la pobreza y garantizar la sustentabilidad ambiental.