Por: Andrea Rodríguez
Periodista

LA HABANA. 
Cuba celebra la Semana Mundial de la Lactancia Materna con la apertura de media docena de bancos de leche que se sumarán a una red de programas destinados a fomentar la alimentación exclusiva “de pecho” a los bebés.

“Queremos aprovechar esta Semana Mundial exhortando a amamantar a los bebés con leche materna  y donando el excedente por la urgencia que tienen muchos niños de ese alimento”, dijo a los periodistas el neonatólogo Valter Martínez Corredera.

La leche materna es un líquido biológicamente muy complejo. Además de los nutrientes que aporta, estimula la inmunidad en los pequeños, sobre todo de los nacidos prematuramente.

En Cuba la experiencia de almacenar lecha materna comenzó en los años 80. Actualmente existen 55 servicios de neonatología en la isla y todos cuentan con sus propios bancos.

Para el procesamiento del líquido se usa tecnología brasilera. En los bancos se realiza la pasteurización (durante 30 minutos a 62,5 grados con la técnica de “baño María”) con el objetivo de mantener las mayores propiedades nutricionales e inmunológicas y eliminar los gérmenes (incluyendo el virus de la inmunodeficiencia humana).

Como en muchos países del continente, los médicos luchan para eliminar mitos sobre la lactancia materna, como por ejemplo, que ésta no satisface a los bebés con gran apetito.

“Hasta los seis meses de vida, el niño no necesita otra cosa que leche materna”, exclamó Martínez. “Si la madre lo desea, puede alargar la lactancia y no hay necesidad de ofrecer otra leche, sino que se van introduciendo alimentos sólidos requeridos por el organismo para su desarrollo”, agregó.