Las vértebras que constituyen la columna vertebral están separadas por una sustancia gelatinosa con un gran componente de agua. Estas separaciones, que nutren las vértebras y al mismo tiempo les permite amortiguación y movilidad, son los discos.

Las hernias se producen cuando por causa de un esfuerzo desmedido de la columna vertebral, o por una mala posición, el muro hídrico se rompe y el eje gelatinoso (el disco) se mueve hacia atrás comprimiendo las raíces nerviosas y ocasionando dolores -en muchos casos- insoportables.

Amilcar Beyot, traumatólogo especialista en columna vertebral y médico del Instituto Traumatológico de Córdoba, afirma que algunas hernias causan tanto dolor que se hace necesario intervenirlas quirúrgicamente. “Lo que se hace con la cirugía es colocar un elemento que separará las vértebras”, explica.

Beyot opina que la cirugía debe ser el último recurso y que los médicos prefieren “no tocar” la columna. “Generalmente, cuando el dolor es manejable, el tratamiento para hernias de disco es ortopédico: cama, reposo, gimnasia”, afirma.

Sin embargo, en muchos casos la intervención quirúrgica es imprescindible. Uno de estos casos es cuando se presenta la ciatalgia, el síntoma principal de la hernia de disco. La ciatalgia se presenta cuando las vértebras comprimen el nervio ciático, ubicado detrás de la columna vertebral, y el dolor baja hasta las piernas, tornándose -para muchos pacientes- inmanejable.

Como toda cirugía de columna, la de hernia de disco es compleja y muchos pacientes no obedecen la sugerencia del médico de operarla en un determinado momento. Luego, cuando toman la decisión, los efectos ya no son los mimos.

“Muchas gente dice: ´Me operé la columna y sigo igual´. Lo que pasa es que el tren pasa una vez.  Si yo te digo que el problema lo tenes hoy y hay que operarlo, es ahora. Si esperas, la columna se va desgastando, los años pasan y la solución no surtirá el mismo efecto más tarde.
Las consecuencias son mayores con los años”, indica Beyot.

Las hernias de disco son muy raras en personas mayores. Con el paso del tiempo el componente hídrico de los discos se pierde y el núcleo gelatinoso desaparece. Entonces, hay que  a hablar de artrosis y ya no de hernias de disco.