Los llaman los “Googles” humanos porque pueden recordar cada detalle de sus vidas. Las personas con Memoria Autobiográfica Altamente Superior (HSAM, según siglas en inglés), sufren de una extraña condición que genera registros muy precisos de eventos del pasado.

El síndrome recibió su nombre hace apenas cinco años, cuando James McGaugh, neurobiólogo de la Universidad de California, publicó un artículo sobre un estudio realizado durante seis años en una paciente que presentaba los síntomas.

Es un cuadro muy raro e inusual. En el mundo hay sólo 20 personas oficialmente diagnosticadas.

La investigación. El grupo de académicos que descubrió la HSAM trabajó con 10 casos, los únicos detectados hasta entonces.

Hace unos meses, cuando la cadena estadounidense CBS puso al aire el informe, 500 personas contactaron a los investigadores pensando que podían tener HSAM. Sólo 10 resultaron positivos.

Diagnóstico. Para llegar a reconocer el cuadro, los científicos evaluaron a los postulantes con un cuestionario de eventos públicos ocurridos durante los últimos 20 años.

Sobre ellos, un poseedor de memoria autobiográfica superior podría decir, entre otros detalles, la fecha precisa en que ocurrieron. Los que alcanzaron más del 55% de aciertos en el test fueron luego interrogados sobre experiencias más personales y precisas.

“La familia nos da fotos o diarios y podemos tener datos precisos de lo que vivieron y probar cuánto de eso recuerdan. Es muy difícil que un individuo registre más allá de cierto tiempo con un nivel de detalle tan específico”, señala McGaugh.

Sin embargo, el neurobiólogo considera que la HSAM no puede ejercitarse, es una condición preexistente que se mantiene en el tiempo y a la cual aún no le han encontrado una explicación neurológica.

Para identificar su origen, el equipo realiza una serie de resonancias magnéticas estructurales y otras funcionales, además de análisis genéticos. Hasta el momento, han logrado observar que algunas de las zonas del cerebro de los pacientes con HSAM son más grandes que las de un individuo con memoria normal.

Esas áreas cerebrales serían las mismas que se vinculan con conductas obsesivo-compulsivas. Amontonar recuerdos es, por caso, una analogía de la acumulación compulsiva de objetos.

Los médicos recomiendan que aquellos pacientes que llevan la condición no se expongan a circunstancias traumáticas, si pueden evitarlo.

Fuente: BBC