Se trata de la investigación más grande que se hizo sobre el tema, en el que se estudiaron a 750.000 personas durante 16 años. Un estudio previo había observado que su consumo se asociaba a un riesgo reducido de padecer algunos tipos de cáncer

l café es una de las bebidas más consumidas en todo el planeta, a tal punto que cada día, se toman unos 2.250 millones de tazas.

Hasta el momento, había estudios contradictorios acerca de los beneficios de su consumo sobre la salud.

“Según se desprende los estudios, tomar tres tazas de café con o sin cafeína, se asocia con una probabilidad menor de morir, sobre todo por enfermedades del corazón y digestivas

Pero dos nuevas investigaciones, recogidas en Annals of Internal Medicine, señalan que beber café no solo no es perjudicial sino que reduce el riesgo de mortalidad prematura entre un 12 y un 18%.

Según se desprende de estos estudios, que han seguido a casi 750.000 personas durante 16 años, tanto si es con cafeína como descafeinado, tomar entre una y tres tazas de café al día se asocia con una probabilidad menor de morir, sobre todo por enfermedades del corazón y digestivas, en comparación con quienes no lo consumen.

Los resultados, advierten los autores de ambos trabajos, no implican necesariamente que el café alargue la vida ni tampoco que prevenga que los consumidores mueran, pero sí que resulta saludable y que es aconsejable incorporarlo en una dieta sana.

En el primer estudio, el más grande hasta la fecha, investigadores del Centro internacional de investigaciones sobre el cáncer (IARC, por sus siglas en inglés), que pertenece a la Organización Mundial de Salud, y del Imperial College de Londres analizaron el consumo de café de 450.000 europeos de 10 países, entre ellos España, entre 1992 y 2000.

Tuvieron, además, en cuenta factores como la edad, si la persona era o no fumadora, si realizaba actividad física y su nivel de estudios.

“Lo que resulta importante es que esos resultados son similares en los 10 países europeos estudiados”

Los científicos observaron que los hombres que tomaban dos o tres tazas de café diarias tenían un 18% menos de riesgo de mortalidad prematura, que en el caso de las mujeres era del 8%, en comparación con aquellos que no consumían café.

“Hemos hallado que un mayor consumo de café está asociado a un menor riesgo de muerte, sobre todo por enfermedades circulatorias y digestivas”, afirma Marc Gunter, investigador de IARC y autor principal de esta investigación, en un comunicado de prensa.

“Lo que resulta importante es que esos resultados son similares para los 10 países europeos estudiados, a pesar de la variación en los hábitos y costumbres a la hora de beber café”, añade Gunter, que apostilla

“Nuestro estudio ofrece información importante sobre los posibles mecanismos de los efectos beneficiosos de salud del café”.

“No podemos decir que beber café alargue la vida, pero hemos visto una asociación”

Además, en este estudio también analizaron en un subgrupo de 14.000 personas una serie de biomarcadores metabólicos y observaron que los bebedores de café tenían hígados más sanos y un mejor control de la glucosa que quienes no tomaban esta bebida.

El segundo estudio, realizado por investigadores de la Universidad del Sur de California, llega a conclusiones similares.

En este caso, estudian a 185.000 personas de diferentes minorías étnicas de los Estados Unidos, como afroamericanos, latinos, asiáticos, desde comienzos de los 90 y también durante 16 años. Y concluyen que una taza de café al día está relacionada con un 12% menos de probabilidad de muerte prematura a cualquier edad, una cifra que aumenta hasta el 18% si se toman dos o tres tazas. Y esa asociación, señalan los autores del trabajo, está ligada a la etnicidad.

“No podemos decir que beber café alargue la vida, pero hemos visto una asociación”, asegura en un comunicado de prensa Veronica W Setiawan, investigadora de la Universidad del Sur de California y autora principal del estudio.

En un estudio previo, este mismo equipo de investigadores ya había observado que tomar café se asociaba a un riesgo reducido de padecer algunos tipos de cáncer, así como diabetes, parkinson, enfermedad hepática, entre otros.

“El café contiene un montón de antioxidantes y compuestos fenólicos que tienen un papel importante en la prevención del cáncer. Aunque este estudio no muestra la causa ni señala qué sustancias del café pueden tener este efecto elixir, está claro que el café
se debe incorporar a un estilo de vida y dieta saludables”, considera Setiawan.

El café contiene un montón de antioxidantes y compuestos fenólicos que tienen un papel importante en la prevención del cáncer

Y es que ambos estudios son observacionales, no demuestran que haya una relación de causa efecto entre beber café y tener una menor probabilidad de morir debido a enfermedades.

De ahí que los autores de ambos trabajos se muestren cautos en cuanto a sus resultados a la hora de afirmar que el café es la causa de la mortalidad prematura reducida. y señalen que tal vez otros factores, como un estilo de vida saludable, puedan influir en esos resultados.

“Los autores de ambos trabajos no van más allá de concluir que sus resultados muestran que beber café no es perjudicial”, afirma Tim Chico, cardiólogo de la Universidad de Sheffield, que no ha participado en el estudio, en el portal Science Media Center.

“No creo que este estudio deba hacer que nadie tome más café en busca de un beneficio sobre la salud que puede que no exista. Un paseo de 20 minutos hasta una cafetería proporciona definitivamente muchos beneficios para la salud, aunque no entres ni te tomes nada”.