La llegada de las Fiestas generalmente está acompañada del estrés acumulado durante el año y de situaciones familiares que en estas fechas colaboran a incrementar el mismo.

Junto a ciertas conductas desmedidas, como la ingesta excesiva de alimentos altos en grasas y en aporte calórico y festejos generalmente acompañados de altos consumos de bebidas alcohólicas. Tampoco ayudan la coyuntura socioeconómica general y los calores habituales para esta época del año.

Por eso, desde el Colegio Argentino de Cardioangiólogos Intervencionistas (CACI), alertan sobre el riesgo cardiovascular asociado a los excesos e invitan a disfrutar los festejos con precaución y cuidando nuestra salud cardiovascular.

Para estas fiestas, aconsejan tener en cuenta una serie de recomendaciones, a partir de las primeras 6 letras del abecedario.

El A-B-C-D-E-F del cuidado de nuestra salud y en especial del cuidado cardiovascular para estas fiestas consiste en: 

A) Ayuda: Ante todo, avise y pida ayuda si se siente mal o si tiene algún síntoma, no espere más de 5 minutos a que un dolor en el pecho  se revierta espontáneamente, esto generalmente no sucede. Cuanto antes reciba asistencia médica, antes podrá descartar un cuadro coronario o atenderlo y así disminuir el riesgo de complicaciones; 

B) Bebida: Quien toma alcohol, debe hacerlo en forma medida y quien conduzca debe tener presente que los pasajeros de su vehículo depositan su confianza en él, así que debe tomar ‘cero’ alcohol. Quienes no conduzcan deben cuidarse  de no caer en excesos; 

C) Comida: una alimentación desproporcionada, con alimentos altos en grasas y en calorías puede colaborar en desencadenar un evento coronario;

D) Descanso: tenga en cuenta que necesita descansar y dormir; 

E) Estrés: planifique las tareas y comparta quehaceres y responsabilidades; 

F) Fumar: El tabaquismo -además de ser altamente cancerígeno- constituye un factor de riesgo para el desarrollo de numerosas enfermedades, entre ellas las cardiovasculares, pudiendo desencadenar rupturas de pequeñas placas de grasa dentro de nuestras arterias, causando infarto agudo de miocardio (IAM)  e infartos cerebrales (ACV), entre otros.

“El punto A está referido a buscar ayuda en el caso de no sentirse bien o presentar síntomas coronarios. Mucha gente espera a que los síntomas reviertan y ese tiempo es crucial para el pronóstico del cuadro. Si estuviésemos ante una obstrucción coronaria, esta debe ser tratada cuanto antes mediante procedimientos de reperfusión coronaria, que consisten en disolver la placa que está impidiendo el normal flujo sanguíneo dentro de la arteria”, explicó el Dr. Aníbal Damonte, cardioangiólogo intervencionista, presidente del CACI.

Ante síntomas de infarto, desde el CACI recomiendan derivar a la persona a un centro de alta complejidad que cuente con sala de hemodinamia, que es un quirófano equipado con toda el equipamiento necesario para la realización de una angioplastia, la intervención por cateterismo para restablecer la circulación de la sangre.

Para el Dr. Alejandro Cherro, Director de la Carrera de Especialista en Hemodinamia, Angiografía General y Cardiología Intervencionista UBA-CACI y ex presidente del CACI, entre los síntomas más frecuentes que pueden estar indicando la presencia de un problema coronario se encuentran dolor en el pecho (opresivo, descripto como ‘pata de elefante’), que puede irradiarse al cuello, brazos o espalda, falta de aire, nauseas, vómitos, mareos y palpitaciones, entre otros.

Con respecto al resto de las recomendaciones a tener en cuenta para estas Fiestas, el  Dr. Diego Grinfeld, cardioangiólogo intervencionista, vicepresidente del CACI, se refirió particularmente a la ingesta de alcohol: “la bebida es otro de los condicionantes que atentan contra unas fiestas en paz; aquel que conduzca debe tomar ‘cero’ alcohol. Además, la bebida en exceso puede contribuir a ser un desencadenante de episodios cardiovasculares. Para el resto de los comensales, está permitida la ingesta pero siempre con moderación; para ello, recomendamos especialmente que siempre haya agua y variedad de bebidas sin alcohol en la mesa”.

Existe suficiente evidencia científica que muestra una relación entre la alimentación excesiva como factor de riesgo coronario; los especialistas aconsejan elegir las opciones más saludables y medir el tamaño de las porciones. También evitar el agregado de sal, sobretodo en quienes padezcan previamente problemas cardíacos o hipertensión arterial.

El descanso es otro de los aspectos mencionados entre las recomendaciones: muchas personas en estas celebraciones suelen realizar viajes extensos y sacrifican horas de sueño; la recomendación es hacer una pausa, dormir lo necesario y no exigirle al cuerpo por demás.

“Otro elemento predisponente es el estrés, muchas veces acumulado durante el año y también exacerbado por las propias celebraciones. Si bien solemos decir que es muy difícil manejarlo, eso en realidad no es del todo cierto: si planificamos nuestras tareas y distribuimos entre varios los quehaceres y las responsabilidades, es mucho más probable que pasemos los festejos más relajados y con menos preocupaciones”, insistió el Dr. Damonte.

Finalmente, la letra ‘F’ está referida al hábito de Fumar. “Las Fiestas y el fin de año suelen ser una buena oportunidad para decidir dejar de fumar. El tabaquismo además de ser altamente cancerígeno constituye un factor de riesgo para el desarrollo de numerosas enfermedades, entre ellas por supuesto las cardiovasculares” consignó el Dr. Cherro.

Pedir ayuda en forma inmediata si se presentan síntomas que pueden estar indicando un evento cardiovascular, beber con moderación y cero alcohol si se va a conducir, cuidarse con los excesos en las comidas, descansar debidamente, manejar el estrés y evitar el tabaquismo, son en definitiva las principales recomendaciones del CACI para disfrutar unas Fiestas en paz y en forma saludable.

Acerca de CACI

El Colegio Argentino de Cardioangiólogos Intervencionistas (CACI) es la única sociedad argentina en esta especialidad. Fue creado en 1985 con la finalidad de nuclear a todos los especialistas en diagnóstico y tratamiento de las enfermedades cardiovasculares por cateterismo. Hoy cuenta con más de 500 miembros asociados.

CACI desarrolla una amplia actividad científica en el país. Desde el año 1990 realiza un congreso anual de Cardioangiología Intervencionista en distintas ciudades del interior, con una importancia cada vez mayor y una creciente concurrencia.

CACI cuenta con la primera y más antigua carrera de Especialista en Cardioangiología Intervencionista del mundo, de tres años de duración, llevada a cabo conjuntamente con la Universidad de Buenos Aires. Ya ha formado a más de 150 cardioangiólogos intervencionistas de Argentina y del mundo.

CACI participa, junto a distintas organizaciones de Salud, en el desarrollo de nuevas regulaciones y guías de trabajos, así como en la aceptación de la tecnología de reciente lanzamiento; y es el encargado de supervisar a los médicos y a los centros asistenciales que practican la especialidad en la Argentina.