Respirar es un proceso automático y necesario, pero ejercitarlo a conciencia ayuda a mejorar tanto la salud física como emocional.

Existen ejercicios de respiración que ayudan a oxigenar los pulmones, beneficiando incluso la salud de la piel y reduciendo los niveles de stress.

Hoy están muy de moda las técnicas orientales (pranayamas) que consisten en un largo y sostenido flujo de inspiración, retención de aire y exhalando luego de unos segundos.

Este tipo de prácticas ayudan a mejorar y reactivar la energía vital y son sumamente recomendables durante la meditación.

Beneficios de la respiración conciente. Utilizar la respiración consciente ayuda a sumergir el cuerpo y la mente en un estado de meditación, induciendo la relajación, bajando la frecuencia mental y fomentando las propias motivaciones. Así fluye una mayor concentración desde lo físico y lo mental.

Por eso inhalar y exhalar, tan sencillo y tan simple, pero realizado a conciencia, son acciones necesarias que pueden volverse también placenteras y generadoras de una mejor calidad de vida para que el cuerpo y la mente se encuentren en armonía.

Más información en Meditación Saludable