Se trata de la hinchazón e inflamación del hígado.  Puede ser causada por células inmunitarias que atacan el hígado y causan hepatitis autoinmunitaria; infecciones por virus (como la hepatitis A, B o C); bacterias o parásitos; daño hepático por alcohol, hongos venenosos u otros tóxicos; medicamentos, como una sobredosis de paracetamol, que puede ser mortal.
Clic AQUÍ para leer más.