La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha catalogado a la resistencia antimicrobiana como una de las mayores amenazas para la salud mundial[1], ya que la capacidad que adquieren los microorganismos de resistir al efecto de los medicamentos dificulta la posibilidad de tratar infecciones graves y proporcionar procedimientos médicos estándar. Este fenómeno puede afectar a cualquier persona, de cualquier edad y en cualquier país.

La preocupación ante la creciente resistencia antimicrobiana llegó inclusive hasta el Foro Económico Mundial de Davos (Suiza), donde en 2016 se presentó una ‘Declaración para combatir la resistencia antimicrobiana'[2]. A partir de este acuerdo, compañías y asociaciones de las industrias farmacéutica, biotecnológica y de diagnóstico, pertenecientes a 18 países, se comprometieron a crear un mercado sostenible para los antibióticos, revisando su fabricación y suministro, así como también trabajando en la creación de un marco común para su evaluación y gestión.

Con el fin de crear conciencia en la sociedad latinoamericana sobre la amenaza de la resistencia anti-microbiana, Pfizer anunció el lanzamiento de la campaña “Pequeñas Acciones Salvarán Millones de Vidas”, en conjunto con la Asociación Panamericana de Infectología (API). La campaña está diseñada para educar a pacientes, médicos, empleados de hospitales, autoridades de salud y el público en general sobre el problema de la resistencia antimicrobiana y cómo, a través de pequeñas acciones, podemos contribuir a disminuirlo. Se desarrollarán materiales informativos para cada uno de estos públicos, así como también charlas y talleres de concientización.

“A través de esta campaña, renovamos nuestro compromiso por generar conciencia acerca de la resistencia antimicrobiana”, dijo Edgardo Vázquez, Country Manager de Pfizer Argentina. Y agregó: “Creemos que es fundamental informar sobre el tema y motivar a las personas para que adopten hábitos sencillos, como lavarse las manos y tener las vacunas al día, para prevenir y mejorar el impacto de las amenazas bacterianas”.