· 1 de cada 3 argentinos mayores de 16 años de nivel socioeconómico alto (ABC1) considera que debería dormir más y mejor de lo que lo hace habitualmente, como medida para mejorar su salud. Mientras que en la clase media (C2-C3) esa preocupación se da solo en el 18% y en los niveles bajos en el 14%.

· Esto demuestra que una buena posición económica no siempre se traduce en una mayor tranquilidad y un mejor cuidado de la salud.

· Son nuevas conclusiones extraídas de un relevamiento a nivel nacional en más de mil argentinos mayores de 16 años, realizado para el movimiento Revolución Saludable por la consultora Voices.

Cualquiera tendería a pensar que una mejor situación económica contribuye a llevar tranquilidad y favorece un sueño reparador y saludable. Sin embargo, resultados desagregados de un relevamiento a nivel nacional realizado para el movimiento Revolución Saludable por la consultora Voices sobre 1.004 argentinos mayores de 16 años, muestran que 1 de cada 3 encuestados (35%) del nivel socioeconómico alto (ABC1) expresó que debería dormir más o mejor para mejorar su estado de salud. Frente a la misma pregunta, consideró lo mismo solo el 18% de los de clase media (C2-C3) y el 14% de los pertenecientes a los niveles más bajos (DE).

Al desglosar la misma respuesta según rango de edades, el mayor porcentaje de preocupación se presentó en el intervalo de 30 a 49 años (19%), contra el 18% del segmento entre 16 y 29 años y solo un 12% en los mayores de 50. Mientras que de todos aquellos que se propusieron como meta dormir más o mejor e intentaron lograrlo, solo 1 de cada 2 (53%) pudo mantenerlo al cabo de un año.

Estas conclusiones forman parte de un sondeo más abarcativo solicitado por el movimiento Revolución Saludable, la iniciativa liderada por el Dr. Jorge Tartaglione que tiene por objetivo promover la incorporación de hábitos saludables que se mantengan en el tiempo sobre nuestro estilo de vida.

“Los resultados del relevamiento se condicen con lo que vemos todos los días en nuestros consultorios: aquellas personas que tienen un mejor pasar no siempre lo reflejan con una calidad de vida superior. Las preocupaciones cotidianas, el estrés, la mala alimentación, el sedentarismo, son signos que suelen acompañar nuestro estilo de vida, sobre todo en los niveles más acomodados, y eventualmente afectan el descanso y el buen dormir, condiciones indispensables para gozar de una buena calidad de vida y proteger nuestra salud”, refirió el Dr. Jorge Tartaglione, médico cardiólogo, Presidente de la Fundación Cardiológica Argentina (FCA) e impulsor del movimiento Revolución Saludable.

“En esa misma línea, ya un estudio prospectivo de cohorte había demostrado que aquellas personas que además de llevar hábitos de vida saludables duermen un mínimo de siete horas por día, reducen hasta en un 65% el riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares y hasta un 83% el de morir por enfermedad cardiovascular”, completó la Dra. Fiorella Tartaglione, médica cardióloga del Sanatorio de la Trinidad Mitre, miembro del Comité Ejecutivo de la FCA y del staff de #RevoluciónSaludable.

El trabajo[1], realizado en 2013 sobre 17.887 personas (8.128 hombres y 9.759 mujeres) y publicado en el European Journal of Preventive Cardiology, refería una reducción del riesgo de enfermedad cardiovascular en un 57% y de muerte por causa cardiovascular en un 67% en aquellas personas con hábitos de vida saludables (alimentación equilibrada, actividad física regular, no fumar y consumo de alcohol moderado), valores que se incrementaban un 14 y en un 22% respectivamente en aquellos sujetos que además dormían al menos 7 horas diarias. Mientras que dormir poco se asoció a una mayor incidencia de sobrepeso, obesidad, hipertensión, colesterol y triglicéridos elevados.

Respecto de la encuesta de Revolución Saludable, otros cambios que espontáneamente refirieron los participantes para mejorar su salud consistieron en aumentar o iniciar actividad física (28%), bajar de peso (24%), dejar de fumar (22%), reducir el consumo de sal (20%) y aumentar el de frutas y verduras (17%).

Sin embargo, el relevamiento mostró que menos de 7 de cada 10 (67%) hicieron el intento de modificar alguna de esas conductas en el último año, y -de ellos- apenas la mitad (51%) logró sostener el cambio al cabo de 12 meses.

Aquellos que no lograron sostener un cambio al cabo de un año (49%), reconocieron que no lo lograron fundamentalmente por falta de voluntad (6 de cada 10 casos) y falta de tiempo (1 de cada 4).

La Dra. Fiorella Tartaglione sostuvo que compartir esta información y reconocer las barreras que nos impiden modificar conductas que no nos están haciendo bien a nuestra salud, es el primer paso para comenzar a enfrentar el problema y buscar la manera de solucionarlo. En ese sentido –amplió- “la plataforma digital ‘#RevoluciónSaludable’ contiene recomendaciones prácticas e información calificada sobre los principales pilares del bienestar: alimentación, actividad física, manejo del estrés, hábitos tóxicos, salud en el trabajo, factores de riesgo y consejos para padres, entre otros”.

“#RevoluciónSaludable aprende de encuestas como ésta con el objetivo de acompañar mejor los diferentes cambios que la gente necesita realizar, sugiriendo objetivos alcanzables, dando ‘pequeños-grandes cambios’ y trabajando fundamentalmente en la motivación, que es la palanca principal para sostener en el tiempo aquellas conductas que tanto nos cuestan”, completó el Dr. Jorge Tartaglione.

Más datos de la encuesta

Según pudo verse en la encuesta encargada por Revolución Saludable, los cambios más fáciles de sostener en el tiempo fueron realizarse chequeos de salud periódicos (lo logró el 90% que se lo propuso), disminuir el consumo de sal y de carne (81% y 79%) y moderar o dejar el consumo de alcohol (73%). Por el contrario, los más difíciles de sostener han sido dejar de fumar (39%) y dormir más de noche (53%).

Si bien en la encuesta se vio que el 93% considera que la decisión de cambiar hábitos es personal, 3 de cada 4 (74%) coincidieron en que es difícil lograrlo si el entorno no acompaña.

8 consejos para dormir mejor

Para tener una buena higiene del sueño, es decir hábitos de sueño saludables, es necesario tener en cuenta una serie de consejos que deben ponerse en práctica a diario:

1. Fijá un esquema del sueño. Esto significa irse a dormir y levantarse siempre a la misma hora, incluso los fines de semana. Esto contribuye a regular el reloj interno de nuestro cuerpo para conciliar el sueño y no despertarse durante la noche.

2. Implementá una rutina de relajación al acostarte. Una actividad relajante, justo antes de dormir, alejada de las luces brillantes, ayuda a separar el momento del sueño de las actividades que pueden causar excitación, estrés o ansiedad, que dificultan la posibilidad de conciliar el sueño. Una buena práctica es leer.

3. Si tenés problemas para dormir, evitá las siestas. De este modo te resultará más fácil quedarte dormido por la noche.

4. Hacé ejercicio físico. La práctica de cualquier ejercicio físico durante el día favorece un mejor descanso.

5. Adecuá tu habitación. Para establecer las condiciones que promueven el buen dormir es conveniente que la habitación esté fresca (entre 15 y 19 grados), libre de cualquier ruido que pueda interrumpir el sueño y completamente oscura.

6. Colchón y almohada cómodos. Es necesario que el colchón de la cama sea firme por lo cual se aconseja cambiarlo si ya tiene más de 9 o 10 años de uso. La elección de la almohada adecuada también es clave.

7. Evitá las luces brillantes. Se aconseja no exponerse a luces brillantes por la noche, en especial, justo antes de irse a dormir. En cambio, es bueno exponerse a la luz del sol por la mañana. Esto ayuda a mantener bien sincronizados nuestros ritmos circadianos.

8. Evitá el alcohol, los cigarrillos, el café y las comidas pesadas. Todo esto atenta contra el buen dormir.

Acerca de la encuesta

El relevamiento, denominado ‘Estudio sobre hábitos saludables en la Argentina’, fue llevado adelante durante septiembre de 2017 por la consultora Voices para Revolución Saludable. La muestra fue de 1.004 casos, hombres y mujeres entre 16 años y más, con cobertura nacional. La recolección de datos se hizo a través de encuestas probabilísticas, cara a cara en hogares, con un error muestral de +/- 3,5 % para los totales.

Quienes se quieran sumar a la Revolución Saludable pueden seguir la iniciativa en:

Facebook: https://www.facebook.com/ReSaludable/

Twitter: @ReSaludable / Instagram: @resaludable / Web: www.revolucionsaludable.com.ar