La Administración de Alimentos y Fármacos (FDA) de Estados Unidos aprobó por primera vez una prueba casera para la detección del VIH.

Con una simple muestra de saliva, tomada con un hisopo, el OraQuick puede producir resultados entre 20 y 40 minutos.

Con el adelanto, los expertos esperan que gente, que de otra forma no se sometería al análisis, pueda auto detectarse la infección en la privacidad de su hogar.

La empresa que produce la prueba, OraSure Technologies, confirmó que su precio será menor a US$60. Asimismo expresó que el equipo incluirá una línea telefónica, abierta las 24 horas, para ayudar al usuario y a grupos de alto riesgo, incluidos homosexuales y adultos sexualmente activos.

Tom Donohue, director y fundador de la organización Who’s Positive, quien ha estado abogando por la aprobación de una prueba casera durante décadas, es consciente de que este tipo de prueba rápida que se lleva a la casa no ha estado exenta de  polémica.

El análisis no es 100% preciso y, por lo tanto, sigue existiendo la necesidad de someterse a pruebas en clínicas médicas para confirmar los resultados.

Los ensayos clínicos del análisis casero mostraron que éste puede detectar con 99,9% de precisión a los individuos que no tienen el virus. Sin embargo, entre los que sí son VIH positivos, el resultado es 92% preciso.

Los críticos ya han puesto el grito en el cielo, entre otros aspectos, por considerar que un análisis casero no ofrecería a una persona el apoyo necesario tras conocer que estaban contagiadas.

Las personas que obtengan un resultado negativo deberán repetirse la prueba tres meses después, ya que este es el tiempo que tardan en desarrollarse los anticuerpos del VIH que pueden ser detectados por un análisis.

La FDA aprobó el análisis para uso de personas de 17 años o más y se espera que esté disponible en el mercado estadounidense en los próximos meses. La prueba, que podrá comprarse en unas 30 mil tiendas y farmacias.

Fuente: BBC