Tratamiento para la diabetes tipo 2 previene además el riesgo cardiovascular

0
2313

Cuatro de cada 10 argentinos con diabetes tipo 2 tienen, además, enfermedad cardiovascular, pero ahora puede controlarse con un abordaje integral y tratamiento disponible en la Argentina.

Ante la elevada prevalencia de diabetes, exceso de peso y posible desconocimiento o subestimación del riesgo cardiovascular asociado, comienza a haber respuestas para lograr mejores resultados de salud abordando en simultáneo todas estas problemáticas. En Argentina, ya está aprobado y disponible semaglutida, un tratamiento de administración inyectable para la diabetes tipo 2 de una única aplicación semanal, que no solo ayuda al control glucémico, sino que también reduce el riesgo de tener un evento cardiovascular y contribuye a controlar el peso.

Esto es particularmente relevante porque, recientemente, un estudio internacional del que participó nuestro país reveló que 4 de cada 10 argentinos con diabetes tipo 2 tienen, además, enfermedad cardiovascularateroesclerótica1, que es la principal causa de muerte y discapacidad en este tipo de diabetes.  Por esto, expertos remarcan que el abordaje de la diabetes tipo 2 debe ir mucho más allá del control de los niveles de azúcar en sangre, contemplando, a la vez, el manejo del riesgo cardiovascular y del peso corporal.

La diabetes tipo 2 es la forma más común de diabetes, una enfermedad crónica que se caracteriza por un alto nivel de azúcar (glucosa) en sangre. En la Argentina, afecta aproximadamente a 1 de cada 10 adultos y la mitad de los que están diagnosticados y en tratamiento no logra un adecuado control de la glucemia con las medicaciones tradicionales. Además, una encuesta mundial de la Federación Internacional de Diabetes, en la que también había participado la Argentina, había mostrado que 1 de cada 4 adultos con diabetes tipo 2 se autopercibía como de bajo riesgo cardiovascular.

Jorge Waitman, Director de la carrera de Postgrado de Especialistas en Diabetología de la Universidad Nacional de Córdoba, aseguró que “poder contar con un medicamento como semaglutida representa un avance muy importante, porque permite lograr un mejor control glucémico, que naturalmente es el principal objetivo del tratamiento de la diabetes, pero que -a la vez- ofrece beneficios cardiovasculares probados y una reducción de peso significativa y sostenida, lo que contribuye a lograr un manejo integral de la salud general de la persona con diabetes”.

Por otro lado, agregó Marcos Baroni, cardiólogo del Departamento de prevención cardiovascular del Instituto Modelo de Cardiología de Córdoba, “estudios muestran que solo 1 de cada 10 personas con diabetes tipo 2 en Argentina recibe un tratamiento hipoglucemiante con beneficio cardiovascular comprobado1, aunque la diabetes tipo 2 en al menos el 50% de los casos se asocia con otros 3 factores de riesgo cardiovascular, constituyendo un grupo de alto o muy alto riesgo”.

“Con medicamentos como éste, se redefinen los objetivos terapéuticos y podemos ser más ambiciosos en lo que esperamos lograr tanto en el control de la glucemia como en la optimización del perfil cardiometabólico de la persona. Además, la intervención precoz y el adecuado control de todos los otros factores de riesgo, como la hipertensión arterial, el colesterol elevado y el sobrepeso, permiten mejorar la evolución y pronóstico de las personas con diabetes. Cuanto antes alcancemos un buen control, mayores serán las posibilidades de evitar complicaciones a largo plazo”, afirmó Cecilia Luquez, médica diabetóloga del servicio de Diabetes del Hospital San Roque.

“Además, es muy conveniente que sea de administración semanal, porque simplifica el tratamiento, lo que impacta favorablemente en la calidad de vida del paciente, y contribuye a la adherencia terapéutica, algo que es fundamental para obtener los resultados esperados y lograr el mejor manejo posible de la salud de la persona”, subrayó Alejandro Dain, Doctor en Medicina y Cirugía, especialista en Diabetes y Nutrición, Co-director Maestría en Nutrición y Diabetes de la Universidad Católica de Córdoba.

“Lograr un buen control de enfermedades crónicas requiere cambios en el estilo de vida y representa un desafío grande; lo sabemos los médicos y lo experimentan todos los días nuestros pacientes. Por eso, siempre es una buena noticia empezar a contar con opciones terapéuticas que simplifiquen el tratamiento, contribuyendo a la adherencia terapéutica, y que alcancen resultados superadores a lo que ya conocíamos”, concluyó Waitman.

Diabetes tipo 2 en números

  • Cerca de 1 de cada 10 adultos en Argentina tiene diabetes tipo 2.
  • 4 de cada 10 argentinos con diabetes tipo 2 tienen además enfermedad cardiovascular.
  • 9 de cada 10 personas con diabetes tipo 2 tienen sobrepeso u obesidad.

 

 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.