Las investigaciones sugieren que las personas que padecen de diabetes se encuentran en mayor riesgo de desarrollar problemas de salud oral como la gingivitis (etapa temprana de la enfermedad gingival) y la periodontitis (enfermedad gingival severa), ya que son más susceptibles a las infecciones y tienen una capacidad reducida de combatir las bacterias que invaden sus encías.

Los diabéticos no solo son más susceptibles de padecer una enfermedad gingival severa, sino que a su vez, la enfermedad gingival severa puede afectar sus niveles de glucosa en la sangre y contribuir a la progresión de la diabetes.

Otros problemas orales asociados con la diabetes incluyen: aftas (infección causada por un hongo que crece en la boca) y boca seca, que puede causar dolor, úlceras, infecciones y caries.

Recomendaciones. Si los niveles de glucosa en la sangre se encuentran mal controlados, hay más probabilidades de desarrollar una enfermedad gingival severa y perder los dientes.

Lo primero es controlar el nivel de glucosa en la sangre.  Luego, cuidar bien los dientes y encías y visitar al odontólogo regularmente.

Se recomienda evitar el tabaco y, si se utilizan prótesis dentales, limpiarlas diariamente.