En el mundo hay aproximadamente 285 millones de personas con discapacidad visual, de las cuales 39 millones son ciegas y 246 millones presentan baja visión.

Según estimaciones de la Organización Mundial de la Salud, el 90% de la carga mundial de discapacidad visual se concentra en los países en desarrollo. El 80% del total mundial de casos de discapacidad visual se pueden evitar o curar.

Definiciones. Según la Clasificación Internacional de Enfermedades (actualizada y revisada por última vez en 2006), la función visual se subdivide en cuatro niveles: visión normal, discapacidad visual moderada, discapacidad visual grave y ceguera.

La discapacidad visual moderada y la grave se reagrupan comúnmente bajo el término “baja visión”. La baja visión y la ceguera representan, conjuntamente, el total de casos de discapacidad visual.

Principales causas de discapacidad visual. En términos mundiales, los errores de refracción no corregidos constituyen la causa más importante de discapacidad visual, pero en los países de ingresos medios y bajos las cataratas siguen siendo la principal causa de ceguera.

La distribución mundial de las principales causas de discapacidad está dividida de la siguiente manera:

Grupos de riesgo. Alrededor de un 65% de las personas con discapacidad visual son mayores de 50 años. Este grupo representa el 20% de la población mundial.

La OMS estima que con el creciente envejecimiento de la población, irá aumentando también el número de personas que corren el riesgo de padecer discapacidades visuales asociadas a la edad.

El número de niños con discapacidad visual asciende a 19 millones, de los cuales 12 millones la padecen debido a errores de refracción, fácilmente diagnosticables y corregibles. Unos 1,4 millones de menores de 15 años sufren ceguera irreversible.

En términos generales, las tasas mundiales de discapacidad visual han disminuido desde comienzos de los años noventa, pese al envejecimiento de la población en el mundo entero.

“Esa disminución es principalmente el reflejo de una actuación concertada de salud pública destinada a reducir las discapacidades visuales causadas por enfermedades infecciosas”, afirman desde la OMS.

El 80% de los casos de discapacidad visual son prevenibles o curables. En los últimos 20 años, se han alcanzado mejoras gracias a programas de los gobiernos para la prevención y el control de la discapacidad visual, incorporación paulatina de los servicios de oftalmología en los sistemas de atención primaria y secundaria, campañas de sensibilización y fortalecimiento de los lazos de asociación internacionales del sector privado y la sociedad civil.

La OMS coordina las iniciativas internacionales en favor de la reducción de las discapacidades visuales. Su función consiste en elaborar políticas y estrategias para la prevención de la ceguera, proporcionar asistencia técnica a los Estados Miembros y los asociados, hacerse cargo de la labor de evaluación y seguimiento de los programas y coordinar las alianzas internacionales.