Hoy se conmemora el “Día Internacional de las Personas con Discapacidad”, efeméride proclamada en 1992 por la Asamblea General de las Naciones Unidas.

Según el Informe Mundial sobre Discapacidad, más de mil millones de personas viven en todo el mundo con alguna forma de discapacidad. De ellas, casi 200 millones experimentan dificultades considerables que afectan de manera muy significativa su calidad de vida.

El objetivo del informe es proporcionar datos para la formulación de políticas y programas innovadores que mejoren las vidas de las personas con discapacidades y faciliten la aplicación de la Convención de Naciones Unidas sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad, que entró en vigor en mayo de 2008.

De acuerdo con lo publicado por la Organización Mundial de la Salud en su sitio Web, en los años futuros el problema será aún mayor. La discapacidad está en aumento. Ésto se debe a que la población está envejeciendo y el riesgo es superior entre los adultos mayores.

También influye el aumento mundial de enfermedades crónicas tales como la diabetes, enfermedades cardiovasculares, cáncer y trastornos de la salud mental. 

La situación más difícil. Según la OMS, en todo el mundo las personas con discapacidad tienen peores resultados sanitarios,  académicos, una menor participación económica y tasas de pobreza más altas que las personas sin discapacidad.

La organización sostiene que parte de ésto se debe a los obstáculos que entorpecen el acceso de los individuos a servicios que el resto de las persona considera obvios, en particular, la salud, la educación, el empleo, el transporte, o la información.

“La visión que nos impulsa es la de un mundo inclusivo en el que todos podamos vivir una vida de salud, comodidad y dignidad”, cita la OMS.

El organismo insta a los gobiernos utilizar los datos del informe para comenzar a delinear políticas en éste sentido.