Asesoró: Liliana Vázquez
Médica infectóloga – Sociedad Argentina de Infectología Pediátrica (SADIP)

La gripe puede afectar a cualquiera, pero los niños que concurren a la guardería, al jardín de infantes o al colegio primario siempre están más expuestos a padecer enfermedades infecciosas.

Según estadísticas difundidas por la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Academia Americana de Pediatría, los niños se ven afectados por la gripe hasta 4 veces más que los adultos.

Es así que en tiempos de epidemia, los más pequeños llegan a picos de 42% mientras que la incidencia en mayores de edad varía del 5 al 10%. Además son el grupo que más transmite el virus: un joven o adulto puede contagiar durante 2 o 3 días mientras que los niños pueden hacerlo por más de 1 semana.

Es fundamental la pronta consulta a un profesional médico ante la aparición de los primeros síntomas (fiebre, escalofríos, tos seca, estornudos, goteo nasal, molestias en la garganta, lagrimeo, dolor de cabeza y/o dolores musculares) ya que sus complicaciones pueden producir otitis media aguda, sinusitis, laringitis y neumonía.

Los más propensos a presentar complicaciones son los niños menores de 5 años, personas con enfermedades crónicas (cardíacas, pulmonares, renales, diabéticos, inmunocomprometidos, que reciban aspirina o medicación que baja sus defensas), enfermedades neurológicas que producen discapacidad motora, obesos y embarazadas. Su recuperación puede ser más compleja, pudiendo comprometer, incluso, su vida.

Vacuna. La vacuna antigripal reduce hasta un 90% las posibilidades de contraer la enfermedad. Aun así, si existe contagio, el riesgo de desarrollar complicaciones disminuye considerablemente.

Se debe aplicar la vacuna según lo establece el Calendario Nacional de Vacunación a todos los que tienen alguna condición de salud que los hace vulnerables a tener complicaciones y a todos los mayores de 65 años, embarazadas, niños de entre 6 y 24 meses, y padres de niños menores de 6 meses, tengan o no alguna condición especial de salud.

La vacuna está disponible de manera gratuita para los denominados grupos de riesgo, pero también se puede vacunar toda persona que desee estar protegida contra la gripe este invierno.

Es acertado que los adultos (padres, familia, maestras, etc.) que entran en contacto con los más pequeños también se vacunen, de esta manera generan una especie de barrera protectora que ayuda a disminuir o impedir la transmisión del virus.

La inmunidad que genera la vacuna antigripal es transitoria y dura muy poco tiempo por lo que debe aplicarse cada año, aunque se haya recibido la misma vacuna la temporada invernal anterior.

La vacuna tiene muy pocas contraindicaciones, una de ellas es la alergia mayor al huevo. En el caso de antecedentes de angioedema, dificultad respiratoria, mareo o vómitos recurrentes (inmediatamente o minutos u horas) después de una exposición al huevo, o ante el antecedente de haber recibido medicaciones especiales como adrenalina u otras medidas médicas urgentes, se debe consultar antes de aplicarse la vacuna.
Tampoco se recomienda su aplicación a las personas que hayan tenido alergias graves con dosis anteriores de vacuna antigripal.

Para el Hemisferio Sur, durante 2012, la OMS ha recomendado que la formulación sea la misma que la utilizada el año anterior.

Cepas del virus. Las cepas del virus de la influenza cambian con mucha frecuencia.

Cada año, los expertos estudian muestras de virus obtenidas en todo el mundo para identificar las cepas de la influenza que tienen mayores probabilidades de causar enfermedades durante la próxima temporada de gripe.

Esquema y dosis de vacunación. La pauta general es de una sola dosis anual, aunque en el caso de niños menos de 9 años, si es el primer año que se vacunan, se recomiendan dos dosis separadas por un mes.

Los niños menores de 3 años, reciben la mitad de la dosis que los mayores. El momento de aplicación es el comienzo del otoño.

Edad Dosis Numero de Dosis Via
6-35 meses 0.25 ml          1* ó 2  IM
3-8 años 0.50 ml          1* ó 2  IM
≥ 9 años 0.50 ml              1  IM

*Solamente una dosis si el niño recibió vacuna de influenza el año anterior.

Existen diferentes estudios que reflejan el papel fundamental de la vacunación antigripal en los niños más pequeños donde queda demostrado la reducción de transmisión del virus hacia su círculo más cercano y la comunidad.