Balilar. Bailar es mucho más que un entretenimiento. Una lista de 10 canciones puede ser más intensa que 30 minutos en una bicicleta estática. Los ritmos más recomendados son la salsa, el tango y el hip-hop.

Internet. Las personas pueden elegir, entre la inmensa oferta de la Web, un buen video de rutinas aeróbicas o pilates. Es recomendable elongar adecuadamente antes y después de la actividad.

Sexo. El sexo es un excelente ejercicio aeróbico. Una relación sexual de 30 minutos permite quemar hasta 200 calorías, mientras que en una sesión intensa de besos pueden quemarse hasta 90.

Por las escaleras. Evitar el ascensor, y subir y bajar por las escaleras, es un pequeño ejercicio que convertido en hábito trae enormes beneficios para la salud. Además, subir escaleras tonifica las piernas y los glúteos.

Caminar. Es el ejercicio aeróbico por excelencia y el más recomendado por los especialistas de la salud. Es una actividad segura y 100% económica. Puede hacerse a cualquier hora y en cualquier espacio abierto. Basta con hacerlo durante un lapso de entre 30 y 40 minutos, 3 a 5 días a la semana.

Limpiar la casa. Según un estudio, limpiar la casa durante media hora una vez a la semana permite quemar entre 75 y 125 calorías. Proyectando la cifra, una jornada de limpieza semanal quemaría hasta 50 mil calorías al año, una razón más para que las tareas del hogar no sean una actividad exclusiva para mujeres.

Artículos del hogar. Los artículos de la casa pueden convertirse en objetos que permitan ejercitarse, aun cuando se esté sentado o viendo televisión. Dos botellas de agua o bebida -de dos litros cada una- pueden reemplazar un buen par de pesas, y un lazo, por ejemplo, puede servir de cuerda para saltar.

Pasear a las mascotas. Muchos estudios han demostrado que quienes tienen perros están 7 veces más predispuestos a conseguir el nivel semanal de ejercicio recomendado. Además de los beneficios para la figura, pasear a las mascotas durante 30 minutos, 3 a 5 veces por semana, previene enfermedades del corazón, diabetes y ayuda a dormir mejor.

Usar la bici. Siempre que las condiciones lo permitan, usar la bicicleta como medio de transporte reduce el riesgo de infarto en un 50%. El ritmo cardiaco aumenta y la presión arterial disminuye. Además, el pedaleo tonifica las piernas y es el mejor ejercicio para los glúteos.

Compras. El ejercicio se puede hacer con el peso de las frutas, verduras o carnes, bien distribuidos en ambos brazos, mientras se vuelve de adquirirlos en el supermercado.