Entre los edulcorantes no calóricos que hoy están disponibles, la estevia es un extracto vegetal alineado con la búsqueda de una vida más sana y natural.

Se puede disfrutar del sabor dulce en moderación o a través de sustitutos del azúcar. La estevia, un extracto vegetal, provee de un gran sabor dulce, sin aporte calórico, lo que contribuye a la reducción de la ingesta de calorías a través de alimentos y bebidas, como parte de un estilo de vida saludable.

La epidemia de sobrepeso y obesidad afecta a más de la mitad de los argentinos mayores de 18 años, de acuerdo con los datos de la Segunda Encuesta de Factores de Riesgo del Ministerio de Salud de la Nación. Por lo tanto, se vuelve estratégica toda alternativa que contribuya al control de esta problemática. En los últimos años ha aflorado una renovada tendencia hacia lo natural, hacia privilegiar la calidad de vida y mejorar la nutrición, inclinándose por aquellos alimentos que se extraen directamente de la naturaleza.

Mauro Fisberg, médico pediatra, especialista en nutrición y profesor adjunto de Pediatría en la Universidad Federal de San Pablo, Brasil, señala: “Las personas nacemos con un gusto natural por lo dulce. Tenemos una preferencia innata por alimentos con ese sabor. Por lo que, durante siglos en todo el mundo, las personas buscaron ingredientes en la naturaleza que ayudaran a satisfacer esta preferencia, incluidos alimentos como miel, jarabe de arce, caña de azúcar, remolachas azucareras, fruta y jugos de frutas”.

La estevia es un ingrediente endulzante, natural y sin calorías. Es un extracto vegetal que ha sido utilizado como sustituto del azúcar natural e intensificador del sabor en todo el mundo durante muchos siglos. Al no pertenecer a ninguno de los modelos de endulzantes actuales, la estevia no es como el azúcar, ya que no tiene calorías, ni es un endulzante artificial, es un extracto vegetal natural. Es una opción para las personas que desean un endulzante sin calorías de una fuente natural.

Esta planta proviene de la familia de los girasoles y es originaria de América del Sur. Se consumió por primera vez hace 200 años en Paraguay, Uruguay, Argentina y partes de Brasil, adonde las comunidades aborígenes utilizaban sus hojas para endulzar bebidas, o las masticaban por su sabor dulce.

El uso de este endulzante está muy difundido en todo el mundo. Se encuentra en miles de productos alimenticios y bebidas. En algunos países, las personas pueden encontrar tés, bebidas, jugos, yogures y barras de cereal, así como productos horneados, todos endulzados con estevia. También se puede utilizar en cereales, aderezos de ensalada, bebidas alcohólicas, gomas de mascar, frutas y mermeladas enlatadas, confituras y endulzantes de mesa.

En la actualidad, la estevia se cultiva principalmente en Paraguay, Kenia, China y Estados Unidos, así como en otras partes del mundo entre las que se destacan Vietnam, Brasil, India y Colombia. El cultivo, la extracción y la purificación de la estevia requieren menos agua, tierra y energía que cualquier otro ingrediente endulzante de origen natural. En varias comunidades de todo el mundo, el aumento del cultivo de la planta de estevia no está reemplazando los cultivos de alimentos, sino que ofrece la oportunidad de diversificar las cosechas de las que depende el agricultor para obtener sus ingresos. Su cultivo se ha convertido en un medio atractivo para expandir las oportunidades de trabajo y los salarios en muchos países.

El azúcar es el endulzante más utilizado en todo el mundo. La gente puede disfrutar el sabor dulce y natural del azúcar, pero el exceso -inclusive de nutrientes necesarios- puede ocasionar un desequilibrio en la dieta. Sin embargo, en cantidades desmedidas representa un aporte calórico que puede atentar contra el control de un peso saludable, y contribuir junto con otros factores al desarrollo del sobrepeso, obesidad y las complicaciones que acarrean como enfermedad cardiovascular y diabetes.

“Las personas disfrutan del gusto del azúcar pero muchos comienzan a darse cuenta de que el exceso puede desequilibrar un balance nutricional saludable, entre las calorías consumidas y la cantidad de calorías que gasta el cuerpo. Esta realidad se asocia frecuentemente con el estilo de vida sedentario, factor importante en la epidemia de obesidad a nivel mundial”, sostuvo Mauro Fisberg.

Seguridad 

La seguridad de la estevia para el consumo humano ha sido establecida a través de más de 200 estudios rigurosos evaluados por expertos en la materia.

 

Fuente: Global Stevia Institute