Según la información difundida por la Organización de las Naciones Unidas (ONU), la población mundial llegó a los 7 mil millones de habitantes.

La cifra será motivo de celebraciones en todo el mundo. Algunos países escogerán a un bebé cuyo nacimiento marcará simbólicamente el acontecimiento; en Rusia, las autoridades repartirán regalos a los recién nacidos.

Sin embargo, para el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, no hay motivo para alegrarse ya que los recién nacidos llegan a un mundo en el que hay mil millones de personas que padecen hambre. “Mucha gente goza de lujosos estilos de vida, mientras que muchos viven en la pobreza”, expresó el funcionario.

Por su parte, el director ejecutivo del Fondo de Población de las Naciones Unidas (Unfpa), Babatunde Osotimehin, señaló que el aumento de la población es una oportunidad y una llamada a la acción.

De los 7 mil millones de habitantes, 1.800 millones son jóvenes de entre 10 y 24 años y 893 millones son mayores de 60 años.

Las estimaciones de la ONU dan cuenta de dos nacimientos cada segundo. Para 2050, se prevé una población de 9.300 millones de personas y hacia finales de siglo, más de 10 mil millones.

Gran parte de ese aumento se dará en países con altas tasas de fertilidad, 39 de ellos en África, 9 en Asia, 6 en Oceanía y 4 en América Latina.

Asia seguirá siendo el continente más habitado. África, por su parte, triplicará su población pasando de mil millones en 2011 a 3.600 millones en 2100.

En la actualidad, el 60% de la población mundial vive en Asia y el 15% en África. Según la ONU, la población de África aumenta a razón de un 2,3% anual, una tasa más del doble de la de Asia (1%). La población asiática, actualmente de 4.200 millones de personas, llegará a ser de 5.200 millones en 2052 y, posteriormente, comenzará a disminuir.

En otras regiones de América, Europa y Oceanía se prevén 1.700 millones de habitantes en 2011, que aumentarán a 2 mil millones hacia 2060. Luego se pronostica una lenta disminución y una permanencia cerca de 2 mil millones para fin de siglo.

El informe pronostica, además, que la población de Europa llegará a su máximo en 2025 (con 740 millones de personas) para luego comenzar el declive.