Cuando una persona olvida lo que hizo el día anterior, qué almorzó hace apenas unas horas o cuál es el nombre de algún conocido, puede ser producto del estrés, de la suma de muchas actividades, o del cansancio del momento. Sin embargo, para otros, estos síntomas pueden ser indicios de alguna enfermedad de la memoria.

“Dado que son patologías que generalmente afectan a personas de más de 50 años, cuando los síntomas se presentan los familiares piensan que son consecuencia de la edad, la depresión por haberse jubilado e incluso que son algo normal. Luego, el tiempo les demuestra que estaban equivocados”, dice Fernando Taragano, médico psiquiatra y jefe de la Sección Enfermedades Cognitivas del Departamento de Medicina del Hospital Universitario CEMIC.

Taragano agrega que si bien el Alzheimer (por citar una enfermedad de la memoria) no se puede curar, un diagnóstico temprano ayuda a que el paciente y los especialistas puedan empezar antes con la asistencia, lo que permitirá retrasar la aparición de los síntomas más severos y hacer que el paciente mantenga su vida normal la mayor cantidad de tiempo posible.

En este sentido, el Hospital Universitario CEMIC podrá en marcha un Programa de Investigación y Diagnóstico Temprano de la enfermedad de Alzheimer.

El mecanismo. Un número telefónico 0800 122 6366 estará disponible las 24 horas para quienes tengan dudas relacionadas con el funcionamiento de su memoria.

Una especialista recibirá las llamadas y, luego de una serie de preguntas, determinará si verdaderamente la persona que llamó podría estar padeciendo alguna enfermedad de la memoria.

El objetivo del programa es identificar -y eventualmente tratar- a la población en riesgo, mediante estudios cognitivos, de neuro imágenes, metabólicos y genéticos en estadios tempranos de la enfermedad (deterioro sin demencia).

Además, por primera vez en la medicina y a nivel mundial, se llevarán a cabo estudios diagnósticos gratuitos con marcadores biológicos en el cerebro, para descartar o confirmar el proceso patológico. Este estudio se realiza a través de la tecnología PET (Tomografía por Emisión de Positrones) y radiomoléculas para el cual el Hospital Universitario CEMIC es el único autorizado en América Latina.

¿Quiénes pueden llamar? El equipo de profesionales que está trabajando en el programa determinó una serie de síntomas que los interesados deben tener en cuenta para efectuar la llamada:

  • Problemas de memoria definidos (como olvido de nombres o lugares).
  • Disminución de la velocidad en la que se emiten las palabras.
  • Alteraciones y olvidos de hechos recientes (por ejemplo: dificultad para recordar lo que se hizo hace pocos días).
  • Estos síntomas deben haberse iniciado de manera gradual.
  • Deben estar presentes al menos desde hace 12 meses.

Si el profesional considera que hay riesgo de alguna enfermedad neurodegenerativa, y que esos síntomas no responden a otras causas, se pasará a la segunda etapa de pruebas en forma personalizada, siempre de manera gratuita.

Las enfermedades de la memoria comienzan con situaciones casi imperceptibles. El programa apunta a gente que trabaja y realiza sus actividades cotidianas de manera normal, pero tiene algunos síntomas o dudas relacionadas con su memoria.

“Existen altas probabilidades de obtener un diagnóstico precoz en el momento en que el paciente presenta síntomas mínimos de trastorno cognitivo, para que el paciente no llegue al consultorio cuando ya es tarde para ayudarlo”, dice María Bastianello, jefa del Servicio de Medicina Nuclear del Hospital Universitario CEMIC, miembro del equipo de investigación y única profesional en América Latina autorizada para realizar el estudio con moléculas radiomarcadas.