Intoxicación
La ingestión, inyección, inhalación o exposición a una sustancia dañina puede provocar envenenamiento, intoxicación o, incluso, la muerte. ¿Qué hacer en esos casos?

Una persona puede intoxicarse o envenenarse por cuatro vías:
Respiratoria: inhalación de gases tóxicos, vapores químicos o monóxido de carbono, entre otros.
Circulatoria: picaduras de insectos que provoquen una reacción alérgica, inyección de medicamentos equivocados o en mal estado, sobredosis, etc.
Digestiva: ingesta de alimentos en mal estado, sustancias tóxicas, etc.
Cutánea: a través de la piel por contacto y absorción de plaguicidas, fungicidas, etc.

Los síntomas que presentará quien padezca esta situación dependerán de la vía y el motivo del envenenamiento o intoxicación.

En una amplia mayoría de los casos, estas situaciones se presentan con dolores abdominales, labios azulados, mareos, tos, diarrea, confusiones, visión doble, dolor de cabeza, somnolencia, fiebre, erupciones cutáneas, crisis epiléptica, pérdida de conocimiento, entre otros.

 ¿Qué hacer? La primera y más urgente medida que debe tomar quien esté en presencia de una persona envenenada o intoxicada es llamar a un servicio de emergencia y proporcionar  a quien atienda la llamada la mayor cantidad de información posible en cuanto a los síntomas y sustancia, si se conoce, que podría haber provocado la situación.

Mientras llega la asistencia médica, se debe colocar a la persona sobre su lado izquierdo.

Si la persona se intoxicó con ingestión, lo primero que se debe hacer es comprobar si respira normalmente. Si no lo hace, se le debe practicar respiración boca a boca y reanimación cardiopulmonar, sólo si se sabe cómo hacerlo.

No se le debe provocar el vómito, pero si la persona vomita, se deben despejar las vías respiratorias, lo que se realiza limpiando la boca y la garganta con un pedazo de tela.

Se recomienda guardar el vómito para que expertos en toxicología puedan hacer un análisis e indicar el tratamiento correcto.
Si la intoxicación fue por inhalación, se recomienda poner  a la persona fuera del sitio donde se intoxicó, alejada de gases y humos.

Se debe abrir puertas y ventanas. Antes de volver al lugar, la persona debe respirar aire fresco y limpio varias veces. Luego, contener la respiración y colocarse una tela mojada en nariz y boca antes de ingresar.

Después del rescate, es conveniente controla la respiración y el pulso. Si es necesario, y la persona sabe hacerlo, se debe brindar respiración boca  a boca y reanimación cardiopulmonar.

Si la persona vomita, se debe proceder conforme lo explicado anteriormente.

¿Qué no hacer?

  • No administrar sustancias por vía oral.
  • No inducir el vómito.
  • No usar jugo de limón, vinagre ni ninguna otra sustancia para neutralizar el tóxico. Esa decisión debe ser tomada por personas especializadas.
  • No administrar antídotos.
  • No esperar a que se produzcan los síntomas más graves. Ante la primera duda, se debe llamar al servicio de emergencias.

Fuentes:
Medline Plus
Auxiliomedico.com