Por Dr. Hugo F. Londero
Jefe del Servicio de Hemodinamia e Intervenciones por Cateterismo 
Sanatorio Allende – Córdoba

La estrechez de la válvula aórtica por depósitos de calcio y “endurecimiento” por fibrosis (Estenosis Aórtica Degenerativa) es una enfermedad que afecta a los ancianos, produce incapacidad y acorta la vida.

El pasado 22 y el 26 de septiembre en Washington, en el Transcatheter Cardiovascular Therapeutics -el congreso más grande del mundo que convoca a cardiólogos intervencionistas y presenta las últimas novedades en el diagnóstico y tratamiento por cateterismo de las enfermedades Cardíacas y Vasculares- el Dr. Martin Leon presentó resultados del estudio PARTNER.

En este estudio se analizó la evolución de una grupo de pacientes con Estenosis Aórtica Degenerativa que fueron tratados con los medios convencionales y otro grupo que se trató mediante el Implante de una Válvula Aórtica por Cateterismo.

Los pacientes eran enfermos en una fase muy avanzada de la enfermedad que no podían ser operados con cirugía de reemplazo valvular. El implante de una válvula aórtica por cateterismo evita la cirugía cardíaca a cielo abierto. Este método es particularmente útil en ancianos que tienen enfermedades asociadas al cerebro, pulmón, los riñones, etc. que aumentan severamente el riesgo de la cirugía o la contraindican.

En el estudio se encontró que los pacientes tratados con implante de válvula por cateterismo tenían una sobrevida del 70% al cabo de un año. Los que no recibieron tratamiento intervencionista sobrevivieron un 50%. Esto significa una reducción relativa de la mortalidad del 60% para los enfermos con implante valvular aórtico percutáneo.

Los enfermos tratados mejoraron claramente sus síntomas (sobre todo la falta de aire producida por insuficiencia cardíaca). Los que no recibieron implante valvular tuvieron el doble de internaciones en un año. La reducción de la mortalidad es realmente dramática y convierte al implante valvular aórtico por cateterismo en una de las intervenciones mas efectivas de tratamiento intervencionista.

El estudio fue publicado en el New England Journald of Medicine el 22 de septiembre de 2010. En el comentario final los autores establecieron que en vista de los resultados del trabajo el “Implante de una Prótesis Valvular Aórtica por Cateterismo debe ser considerado el nuevo patrón de tratamiento de pacientes con estenosis aórtica que no son candidatos a cirugía”.

En nuestro país el método ya ha sido utilizado en Rosario, Buenos Aires y Córdoba. El costo del procedimiento resulta un limitante para su aplicación. Pero es probable que un menor número de internaciones, resulte finalmente un ahorro que compense el costo del dispositivo.

En abril del próximo año se conocerán los resultados de la segunda parte del estudio que compara el método por cateterismo con la cirugía convencional.