A medida que pasan los años la capacidad del cerebro para manejar la información cambia y se deteriora. Un aspecto que se modifica es la facilidad para procesar una imagen visual global, es decir de ver el todo y no una simple suma de partes.

Así lo concluyó una investigación científica publicada en la revista especializada Cortex. Los autores del estudio explicaron que estos cambios tienen que ver con un aspecto de la percepción visual llamado Gestalt, que consiste en la tendencia del cerebro a considerar a muchos objetos pequeños como partes de un todo más grande.

El estudio.  Para analizar cómo esta percepción Gestalt se modifica con el paso de los años, los investigadores trabajaron con hombres y de distintas edades.

Cada uno observó un grupo de letras organizadas de tal forma que armaban un patrón que, a su vez, generaba una letra aún más grande. Los participantes debían contestar en qué nivel aparecían las letras, es decir, si eran muchas y pequeñas o una sola y muy grande.

Los tamaños de las letras pequeñas cambiaron en distintas ocasiones, ya que cuanto más diminutas eran más fácil resultaba ver la letra mayor. Esto ayudó mucho a los voluntarios más jóvenes pero los adultos mayores siguieron experimentando muchas dificultades para ver el panorama global.

A su vez, los adultos mayores no lograron observar claramente las formas continuas, algo que sucedió en las mentes más jóvenes y ágiles.

Por ese motivo los investigadores concluyeron que los cambios en la atención y la percepción gestáltica se modifican como parte de un envejecimiento sano.

Además, concluyeron que el paso de los años afecta aspectos específicos del procesamiento de la información visual. Todo esto sugiere que los adultos mayores no pueden lograr una imagen global tan rápidamente como los más jóvenes.

Fuente: www.neomundo.com.ar