Por: Andrea Rodríguez
Cuba

 LA HABANA. Médicos cubanos dieron el alta a una niña de dos años a la que hace algunas semanas atrás le realizaron un exitoso transplante de hígado a partir de un donante vivo.

Es la primera vez que se realiza este procedimiento en la isla. La cirugía -realizada en junio- consistió en transplantarle a la menor un pequeño segmento de masa hepática de su padre.

Según los medios de prensa locales, para los primeros días de julio los galenos habían confirmado que la pequeña estaba fuera de riesgo.

“Nuestro equipo ha decidido darle el alta del hospital y continuar con el tratamiento y seguimiento en forma ambulatoria”, expresó el doctor Ramón Villamil, jefe del Grupo de Trasplante Hepático del Hospital Pediátrico William Soler.

El especialista indicó, además, que la evolución del injerto de la nena -identificada como Yuliana- era favorable.

La televisión cubana mostró a la menor adornada con un bonito vestido, caminando con sus cortos pasitos y despidiéndose con la mano de los médicos y enfermeros que la atendieron en el Hospital William Soler de la capital.

La técnica es apropiada para niños pequeños con afecciones severas de vías biliares que por lo general no tienen buenas oportunidades de conseguir hígados de donantes muertos para trasplante, y evita que ingresen en largas listas de espera.

Esta cirugía, altamente compleja, tiene un costo de unos 200 mil euros en Europa y llega hasta el medio millón de dólares en Estados Unidos. En la isla la salud -incluyendo los procedimientos quirúrgicos- es gratuita.

“La pesadilla acabó, ahora vamos a estar bien”, comentó emocionada a la televisión cubana la madre de Yuliana.

Los expertos indicaron que el padre de la niña se repondrá también completamente de la extracción de las partes de su hígado gracias a la intensa capacidad de recuperación del órgano.