Profesionales, centros de salud e instituciones de todo el mundo conmemoran hoy (12 de mayo) el día internacional de la fibromialgia. Ésta enfermedad, calificada como “invisible” por no disponer de un marcador biológico capaz de detectarla y cuantificarla, afecta al 3% de la población mundial. El 80% de éstos pacientes son mujeres.

La fibromialgia es una enfermedad definida como reumática por el Colegio Americano de Reumatología. En 1992, la Organización Mundial de la Salud la reconoció como una “condición dolorosa, vinculada a los músculos, y la causa más común de dolor músculo-esquelético crónico y generalizado”.

Según Marcelo Sánchez Freytes, especialista en reumatología,  integrante del equipo médico del Instituto Traumatológico de Córdoba (ITC) y jefe del servicio de reumatología de la Clínica Reina Fabiola UCC, la fibromialgia se caracteriza por dolores en todo el cuerpo y síntomas como fatiga, sensación febril, sueño no reparador, entre otros. Luego produce diarrea, colon irritable y palpitaciones. “Es una patología esencialmente femenina que ataca entre los 25 a los 55 años. A partir de esas edad, comienza a decaer”, explica.

El especialista agregó que se desconocen las causas de la fibromialgia, aunque se sabe que algunos virus pueden actuar como disparadores -aunque no como productores-.

La fecha elegida para conmemorar el día internacional obedece al homenaje a Florence Nightingale, quien inspiró la creación de la Cruz Roja y fue alcanzada por una patología similar cuando tenía 40 años. Otras personalidades que padecieron dolor y otros síntomas que hoy se relacionan con éste síndrome son Alfred Nobel y Frida Kalho.

Cabe destacar que generalmente se habla fibromialgia,  síndrome de fatiga crónica y estrés postraumático como si se tratara de lo mismo. Si bien se calcula que tienen un mismo nexo fisiopatológico, son cuadros clínicos diferentes y se tratan de manera distinta.

¿Cómo detectarla? La fibromialgia no tiene traducción de laboratorio ni de imágenes; es decir, no hay ningún marcador que permita decir que una persona la padece o no. Los especialistas hacen el diagnóstico buscando puntos de dolor. Cuando el paciente reúne una cierta cantidad de puntos, y los síntomas evolucionan durante un período de tres meses, le explican que tiene fibromialgia.

La pregunta obligada es si esta patología tiene cura. La respuesta es rotunda: no. “Se trata con drogas que van desde analgésicos hasta fármacos de acción central (a nivel cerebral) que elevan el umbral de tolerancia al dolor, porque la principal característica de la fibromialgia es que el paciente tiene una percepción exagerada del dolor”, indica Sánchez Freytes.

Ayuda psicológica y física. El especialista afirma que para los pacientes es muy difícil vivir con fibromialgia. “Dado que esta patología tiene una  línea neurótica de base, quienes nos dedicamos a su atención nos preguntamos cuál de las dos cosas está primero”, dice. 

Por esta razón, además de los tratamientos con drogas, se recomienda a los pacientes que inicien una terapia psicológica y realicen actividad física (que no sea de impacto, ni de alto rendimiento, sino de elongación).