La enfermedad se transmite por vía aérea y no por contagio de leche materna. No hay contraindicación de la lactancia.

La tuberculosis (TB) es una enfermedad infecciosa que afecta principalmente los pulmones, pero puede diseminarse a otros órganos. Los gérmenes de esta enfermedad se propagan de una persona enferma a otra sana a través del aire; cuando tose, estornuda o ríe.

Los síntomas que aparecen en el curso de la enfermedad pueden variar entre los enfermos, por ejemplo puede haber personas que solo presenten tos sin catarro, o que bajen de peso y estén cansadas.

En la mujer embarazada, la demora en el diagnóstico en general obedece a que la mayoría de los síntomas son totalmente inespecíficos (cansancio, falta de apetito, pérdida de peso) y muchas veces son atribuidos a malestares propios del embarazo. La tos puede no estar presente, sobre todo cuando se trata de enfermedad tuberculosa fuera de los pulmones.

En caso de diagnosticarse tuberculosis, la medicación antibiótica es segura administrada a la mujer gestante y el tratamiento tiene una duración de 6 a 9 meses según consideración del médico tratante.

Durante la lactancia, la tuberculosis se transmite principalmente por vía aérea y no se describe contagio por leche materna, por lo que no hay contraindicación absoluta de la lactancia. Si la madre inició el tratamiento mientras estaba embarazada puede amamantar sin inconvenientes, si pasaron 15 días o más después del parto.

Si la madres es bacilífera (elimina bacterias al toser o expectorar) debe comenzar tratamiento rápidamente y cubrirse la boca con un barbijo cuando da el pecho. Hay algunos profesionales que opinan suspender el amamantamiento hasta dos semanas después del inicio del tratamiento materno.

La leche materna no contiene Mycobacterium tuberculosis, por lo cual puede ser extraída y dada al bebé durante este período. Las drogas antituberculosas pasan muy poco a la leche materna, no generan daño en el recién nacido y no sirven como tratamiento ni protección para los mismos.

Se debe administrar al lactante profilaxis (prevención) con isoniacida durante seis meses y la vacunación BCG debe aplicarse después de terminado con la profilaxis.

El diagnostico de TB se hace por:

1- Síntomas: Toda persona que tenga tos y/o expectoración de 2 semanas o más debe consultar al médico.
2- Análisis del catarro, con un estudio sencillo y de bajo costo que permite hacer el diagnostico rápidamente observándose los bacilos tuberculosos.
3- Radiografía de tórax: es seguro realizar una radiografía de tórax, la misma no ocasiona daños al bebe. Debe hacerse con protección ginecológica.
4- PPD 2UT: nos permite saber si hay reacción de inmunidad o no frente a la infección.

Datos suministrados por la Dra. Susana Nahabedian, MP 28871 MN 60378. Miembro de la Asociación Argentina de Medicina Respiratoria. Medica especialista en Neumonología y Clínica Médica. Jefa de Neumonología HIGA Evita. Docente Adscripta y Asociada a la UBA. Presidente de la Sociedad de Tisiología y neumonología de la Pcia de Bs As. (STNBA).