La Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica (EPOC) es una patología que afecta las vías aéreas y los pulmones, produciendo la obstrucción del flujo de aire.

La Organización Mundial de la Salud estima que para el año 2030 la enfermedad será  la cuarta causa de muerte en el mundo.

En América Latina se sabe poco sobre su prevalencia, las características de las personas que la padecen y sus factores de riesgo asociados.

Para conocer más sobre la enfermedad en la región, un equipo de investigadores del Instituto de Efectividad Clínica y Sanitaria (IECS) está desarrollando  el Estudio PRISA.

La investigación analizará por un periodo de 4 años la salud pulmonar de 6 mil personas en Bariloche y Marcos Paz (Argentina), Temuco (Chile) y Canelones (Uruguay).

Edgardo Sobrino, médico neumólogo y uno de los líderes de la investigación, explicó que el objetivo del estudio es obtener datos que reflejen el estado de salud pulmonar de la población de la región.

“La selección de los pacientes se ha realizado con técnicas de muestreo, utilizando herramientas estadísticas complejas con el fin de lograr que todos tengan las mismas posibilidades de participar. Se tuvo cuidado en lograr una adecuada distribución de las edades, para que los datos obtenidos sean representativos de la población”, indicó el investigador.

A la población seleccionada se le hará cuestionarios médicos específicos, mediciones de tensión arterial, circunferencia abdominal, niveles de glucemia y lípidos, entre otras variables. También se realizarán electrocardiogramas y espirometrías en mayores de 45, para analizar los flujos respiratorios.

El estudio arrojará sus primeros datos a principios de 2012. “Esa será apenas una primera instancia. El seguimiento a las 6 mil personas que participan de este estudio se realizará durante al menos 4 años”, concluyó Sobrino.

Más sobre la EPOC. La enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) está asociada a una reacción inflamatoria anómala, principalmente debido al humo del tabaco.
Otros factores que pueden producirla están relacionados con la combustión de biomasa en ambientes cerrados o el déficit de una proteína que protege a los tejidos pulmonares de procesos inflamatorios y de elementos irritantes inhalados.

Se expresa clínicamente en disnea o la falta de aire, imposibilidad de realizar ejercicio y tos crónica, con o sin producción de moco.

La EPOC suele manifestarse a partir de los 40 años y, si no se controla adecuadamente, puede producir la muerte.