En 1996, el Centro Privado Argentino Cubano de Rehabilitación llegó a Córdoba para rehabilitar a personas cuyas capacidades físicas habían sido afectadas -o disminuidas- por diferentes tipos de lesiones.

Desde entonces, ha asistido a más de 3 mil pacientes con el particular método cubano de rehabilitación motora.

La idea de la creación de un centro de estas características surgió de la latente necesidad de contar con una institución que respondiera a las demandas de quienes deseaban viajar a Cuba a rehabilitarse pero no podían solventar los gastos (no solo del viaje, sino de la rehabilitación neurológica cuyos tratamientos duran muchos meses), y de quienes, habiendo logrado concretar el viaje, no podían darle continuidad al tratamiento una vez volvían.

Ubicado actualmente en Barrio General Paz de la ciudad de Córdoba, el Centro combina la medicina con la metodología cubana de rehabilitación motora, en el marco de tratamientos que integran múltiples disciplinas.

Servicios. El Centro ofrece rehabilitación de cualquier tipo de patologías que produzcan alteración del movimiento, desde las más simples (como un esguince) hasta las más complejas (como un ACV o la cuadriplejía).

El objetivo es revertir las consecuencias de lesiones neurológicas, reumatológicas, traumatológicas, deportivas y laborales.

En consonancia, ofrece tratamientos de modalidad ambulatoria para los casos más leves, y modalidades de internación para casos más complejos.

El método. El método cubano de rehabilitación motora parte de la aplicación de la metodología de entrenamiento deportivo a la rehabilitación motriz de una persona con lesiones neurológicas y secuelas físicas.

El llamado método ondulatorio de las cargas (que marca la dosificación en la carga horaria del trabajo y define la cantidad y modalidad de los ejercicios) es la esencia del tratamiento.

Héctor Rolando Oviedo, especialista en ortopedia y traumatología y director del Centro, reconoce que a lo largo de estos años se han logrado resultados muy satisfactorios en los pacientes.

Oviedo comentó a LatamSalud que mantienen permanente contacto con colegas cubanos, para articular los avances de la isla referentes a la salud en Latinoamérica y el mundo.

El centro cuenta, además, con Miguel Silveiro Silva (de nacionalidad cubana) licenciado en cultura física y especialista en neurorehabilitación, quien es el encargado de aplicar los diversos programas de ejercicio a los pacientes.

Como en casa. El valor agregado que ofrece el centro no está sólo en lo particular de la metodología aplicada. La relación que el centro establece con sus pacientes está basada en la visión humana del tratamiento.

“Intentamos que la gente se sienta cómoda y en un ambiente favorable para su recuperación”, afirma Oviedo. “En ocasiones, hemos tenido casos de pacientes -sobre todo los que vienen del interior- que no se quieren ir”, cuenta.