La nicotina se transmite a la leche materna y perjudica la salud del bebé

Los efectos nocivos de fumar se manifiestan en la mujer antes, durante, después del parto, y siempre, porque cada cigarrillo contiene más de 4.000 sustancias tóxicas, de las que más de 50 han demostrado ser cancerígenas y son causa de 25 enfermedades comprobadas en diferentes órganos del cuerpo.

En una encuesta realizada por médicos neumonólogos de la AAMR a mujeres embarazadas, el 19,5% de las encuestadas fumaba al momento de la encuesta, demostrando una alta prevalencia de consumo y desconocimiento de los riesgos tanto para la mujer como para el feto y futuro bebé, y la falta de consejo por parte de los profesionales de la salud.

Se demostró que en la mujer embarazada fumadora, este hábito inhibe la síntesis de estrógenos y disminuye el flujo sanguíneo útero-placentario, por efecto de la nicotina y el monóxido de carbono, ya que producen Hipoxia Tisular (disminución del oxígeno) determinando un desarrollo anormal del feto.

Los tóxicos del humo llegan al feto por la placenta a través de la circulación materna. Producen aumento de la frecuencia cardíaca fetal, alteraciones en el desarrollo cerebral y pulmonar. Así como también se incrementa el riesgo de muerte súbita del lactante, entre 2 y 5 veces con respecto a las mujeres embarazadas no fumadoras y determina en un 20% el bajo peso al nacer, en un 15% partos prematuros y en un 30% mortalidad perinatal.

Lactancia

La nicotina tiene un efecto inhibidor sobre la ocitocina y prolactina, determinando una disminución en la producción de la leche materna, por lo cual, es menos probable que las madres que fuman amamanten a su hijos.  En el caso de hacerlo, se procura que se emplee menos tiempo, ya que la leche es de menor calidad, y porque se ha demostrado que la nicotina que se transmite a la leche materna altera los patrones de sueño de los bebés.

Cuando el niño/a nace, si los padres fuman, tendrá exposición pasiva al humo del cigarrillo pudiendo determinar la aparición de: síndrome de muerte súbita del lactante, otitis media, asma, infecciones respiratorias, trastornos de conducta y aprendizaje.

Consejos para madres fumadoras:

Abandonar el hábito de fumar. El embarazo y la lactancia son momentos ideales para motivar a las madres a abandonar este hábito.

  • Si no logra dejar el cigarrillo, consulte con un especialista que pueda ayudarla.
  • Buscar el apoyo de familiares y amigos.
  • Realizar actividades en las que no se permita fumar, como ir al cine o al teatro, pasar más tiempo con personas que no fuman. Programar actividades para hacer por día.
  • Y evitar para las que dejaron recaer (volver a fumar) luego del parto.

 

Asesoró: Dra. Susana Nahabedian M.P. 28871 MN 60378. Miembro de la Asociación Argentina de Medicina Respiratoria. Medica especialista en Neumonología y Clínica Médica. Jefa de Neumonología HIGA Evita. Docente Adscripta y Asociada a la UBA. Presidente de la Sociedad de Tisiología y neumonología de la Pcia de Bs As. (STNBA).