Sed. La sed es un síntoma muy común y, con frecuencia, está relacionada con la pérdida de líquidos al hacer ejercicio o el consumo de alimentos con alto contenido de sal. Sin embargo, la sed excesiva puede indicar algún grado de diabetes o pérdida de los líquidos desde el torrente sanguíneo hasta los tejidos debido a alguna infección severa, insuficiencia cardíaca, hepática o renal.

Antojos. Los anhelos constantes de comida, en especial dulces, podrían ser una señal de que el cuerpo no está absorbiendo los alimentos eficientemente, lo cual puede derivar en una absorción de nutrientes pobre. Esto haría que el organismo manifieste antojos por azúcares como una forma de introducir energía en el cuerpo en forma rápida.

Piel seca. Aunque es un problema muy común, también puede ser una señal de que el cuerpo no está recibiendo suficiente grasas esenciales para la salud de la piel. Algunas personas que han presentado piel seca han sido diagnosticadas también como intolerantes a la lactosa, el trigo, o padecer algún grado importante de deshidratación e, incluso, diabetes.

Aumento de peso. El aumento de peso sin causa aparente, acompañado de cansancio fuera de lo normal, puede deberse a una baja actividad tiroidea que disminuye el ritmo del metabolismo y el nivel al que procesa la comida.

Llagas en la boca. Las llagas en la boca son muy comunes y molestas. En algunos casos, pueden indicar deficiencia de nutrientes como la vitamina B12, el ácido fólico, vitamina B6 y zinc. Si son recurrentes también pueden señalar algún tipo de enfermedad celíaca.

Párpados internos blancos. Generalmente indican bajo nivel de hierro y, en consecuencia, algún grado de anemia. Aunque es muy común en las mujeres (debido a las pérdidas de sangre menstruales) los hombres también pueden padecerla.

Calambres. Los calambres musculares, sumados a un estilo de vida estresante, pueden indicar una baja en el magnesio, mineral necesario para la relajación muscular. El cuerpo utiliza más magnesio en los períodos de estrés y, cuando no encuentra suficiente, se presentan los calambres.

Ojeras. Además de falta de sueño y descanso, las ojeras pueden ser señales de alguna alergia alimenticia, actividad renal pobre, deshidratación o mal control del azúcar en sangre.

Caspa. La caspa es muchas veces señal de deficiencia de vitamina B6, zinc, magnesio o biotina. También puede indicar desequilibrios hormonales, un exceso de azúcar en la dieta, estrés, y alergias a productos lácteos u otros alimentos.

Encías sangrantes. La deficiencia de vitamina C puede causar el sangrado en las encías y derivar en debilidad y anemia. El problema, generalmente, responde a la acumulación de placa bacteriana en las encías, lo que causa inflamación y sangrado. Si el sangrado es muy persistente, puede ser señal de desórdenes médicos más complejos. Si bien en alguna medida los síntomas de esta lista son comunes, el tiempo y la intensidad de cada uno de ellos marcarán la necesidad de consultar a un especialista.

Fuente: MSN Salud y Bienestar/Galerías