Los hombres que están circuncidados antes de tener su primer encuentro sexual parecen tener menos riesgo de desarrollar cáncer de próstata.

Así lo reveló una investigación llevada a cabo en el Centro de Investigación de Cáncer Fred Hutchinson.

El estudio, publicado en la revista de la Sociedad Estadounidense de Cáncer, encontró que la circuncisión parece proteger de la infección e inflamación que puede conducir al cáncer de próstata.

Los investigadores siguieron un registro de casi 3.400 varones, circuncidados y no circuncidados, y encontraron que los que habían sido sometidos al procedimiento mostraron 15% menos riesgo de cáncer de próstata, incluidas las formas más agresivas de la enfermedad.

Se sabe que las infecciones virales, específicamente aquéllas transmitidas sexualmente como la del virus del papiloma humano (VPH), pueden causar cáncer.

Este virus es el principal responsable del cáncer de cuello uterino en mujeres y de cáncer de cuello, cabeza, garganta y pene en varones.

Los estudios han demostrado que la circuncisión puede prevenir la transmisión de algunas infecciones sexuales, incluido el VIH.

Menos inflamación. Los científicos del Centro Fred Hutchinson querían investigar si la circuncisión puede también prevenir la inflamación, vinculada a las infecciones, que conduce al desarrollo de algunos tumores de próstata.

Entre los 3.400 hombres estudiados, 1.754 desarrollaron la enfermedad. Los análisis posteriores mostraron que el riesgo de desarrollar este tipo de cáncer era 15% menor entre los circuncidados.

Los investigadores no saben cuál es el mecanismo que conduce a esta protección, pero creen que las infecciones sexualmente transmitidas pueden contribuir al desarrollo de un tumor de próstata debido a que la inflamación crónica que éstas causan crea un ambiente que facilita el desarrollo anormal de las células cancerosas.

Se piensa que la circuncisión protege de estas infecciones porque al retirar el prepucio, el tejido que recubre el glande del pene, se evitan los repliegues debajo de la piel donde la humedad puede ayudar a la supervivencia de patógenos.

“Estos datos apoyan lo que se sabe de los mecanismos de infección e inflamación que pueden estar involucrados en el riesgo de cáncer de próstata en algunos hombres”,  afirma Jonathan Wright, quien dirigió el estudio.

“Aunque sólo fue un estudio observacional, los datos sugieren que puede haber un mecanismo biológicamente plausible con el cual la circuncisión puede reducir el riesgo de cáncer de próstata”, agrega.

Sin embargo, subrayan los expertos, el cáncer de próstata es una enfermedad mucho más complicada donde pueden intervenir otros mecanismos, de manera que será necesario llevar a cabo investigaciones más amplias antes de empezar a recomendar la circuncisión como herramienta de prevención de esta enfermedad.

Fuente: BBC