El próximo 29 y 30 de abril, en el Hotel Emperador de la ciudad de Buenos Aires, se realizará el simposio Aspectos éticos y legales de las técnicas de reproducción asistida y las diferentes alternativas terapéuticas

Durante el encuentro, y por primera vez, especialistas  en reproducción y profesionales relacionados con la temática, manifestarán su opinión sobre temas tan controversiales como la reproducción en parejas del mismo género, el alquiler de útero, la selección, criopreservación y donación de embriones, y los aspectos legales y éticos del diagnóstico genético preimplantatorio, entre otros.

Bajo la modalidad de votación electrónica y secreata, los participantes responderán un cuestionario referido a las nuevas demandas reproductivas surgidas como consecuencia de los avances científicos y los cambios en las estructuras familiares.

Auspiciado por la Sociedad de Andrología, la Sociedad Argentina de Medicina Reproductiva y la Red Latinoamericana de Reproducción Asistida (Red LARA), el simposio está dirigido a médicos, bioquímicos, biólogos, psicólogos especializados en medicina reproductiva, eticistas, abogados y otros profesionales relacionados con la problemática reproductiva.

 “Se trata de analizar situaciones que hasta hace muy pocos años no tenían precedente,  para conocer qué piensan quienes se dedican a la reproducción desde distintos ámbitos y así poder abordar en conjunto la complejidad que ofrecen las nuevas situaciones, como por ejemplo, la postergación de la maternidad hasta edades muy avanzadas, la reproducción en parejas homosexuales o la donación de óvulos, espermatozoides o embriones”, explicó Santiago Brugo Olmedo, uno de los directores del encuentro.

Entre otras cuestiones de peso,  se hablará sobre la necesidad de mantener  o develar la identidad de los donantes de óvulos o espermatozoides, la inexistencia de un contexto legal que proteja a los implicados, la realización de estas técnicas en mujeres y varones solos, en parejas del mismo género, y las posibles reacciones o preguntas que tendrán los futuros adultos nacidos mediante el uso de gametos.

Los resultados serán, según los organizadores, “un aporte u orientación hacia un futuro código de conductas éticas recomendables en medicina reproductiva”.