Un grupo de investigadores de la Universidad de Edimburgo descubrió  un gen crucial en la producción del esperma sano.

Según los científicos, el avance implica un paso más en la posibilidad de desarrollar un nuevo método anticonceptivo masculino, sin los efectos secundarios de los fármacos actualmente disponibles.

El estudio, publicado en PLoS Genetics, afirma que  se podría producir un fármaco anticonceptivo que interrumpa la función del gen de forma reversible.

Los actuales anticonceptivos masculinos están basados en la interrupción de la producción de hormonas (como la testosterona), lo cual puede causar efectos secundarios como irritabilidad, cambios de estado de ánimo y acné.

Por esa razón, los métodos más viables de anticoncepción masculina actualmente son los condones –método de barrera – o la vasectomía, que es permanente.

Los científicos descubrieron que el gen  Katnal1 juega un papel crucial en la fertilidad masculina al permitir que el esperma madure en los testículos. Si se logra regular sus funciones en los testículos, se podría evitar que el esperma madure completamente, lo cual lo volvería inefectivo sin necesidad de modificar los niveles de hormonas.

La investigación también ofrece información importante para la búsqueda de tratamientos para la infertilidad masculina cuando ésta es causada por una dificultad en la producción de esperma.

‘Si podemos encontrar una forma de llegar a este gen en los testículos, podríamos –potencialmente- desarrollar un anticonceptivo no hormonal’, afirma Lee Smith, director del estudio.

“Los efectos de este fármaco podrían revertirse porque el Katnal1 sólo afecta las células espermáticas que están en las etapas más avanzadas de desarrollo, así que no pondría en peligro la producción de esperma en sus etapas iniciales, ni la capacidad general de producir espermatozoides”, agrega.

Aunque se están llevando a cabo otras investigaciones sobre anticonceptivos masculinos no hormonales, la identificación de un gen que controla la producción de esperma como lo hace el gen Katnal1, es un avance nuevo e importante en el entendimiento de la biología testicular.

Allan Pacey, profesor de andrología de la Universidad de Sheffield, Inglaterra, cree que existe una necesidad de desarrollar un anticonceptivo no hormonal para hombres.

“El gen descrito en la investigación de Edimburgo parece ser un posible blanco, nuevo y estimulante, para un nuevo anticonceptivo masculino. También podría ofrecer información nueva de por qué algunos hombres son subfértiles y por qué su esperma no trabaja adecuadamente”, opina.

Fuente: BBC Mundo.com